23 de Septiembre de 2018

Riviera Maya

Efraín, el rescatador de abejas

En su casa tiene decenas de apiarios de diferentes especies.

Compartir en Facebook Efraín, el rescatador de abejas Compartir en Twiiter Efraín, el rescatador de abejas

Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Desde hace dos años Efraín Cab Dorantes comenzó a rescatar panales de abejas de la región que se forman, cada vez con mayor frecuencia, en la zona urbana de la ciudad, dándoles una oportunidad para vivir gracias a su experiencia que quiere compartir para la preservación de estos insectos, esenciales para la vida misma y que no tengan que morir en busca de un lugar para hacer su colmena.

“Tengo unos 15 rescates en dos años más o menos y he logrado albergar a nueve especies de abejas. Todas son abejas de la región, eso quiere decir que ninguna tiene aguijón y no pican,  pero como no todos conocen los tipos de abeja piensan que son africanas o que son avispas y las matan”, lamentó.

También te puede interesar: Miel de Quintana Roo ‘endulzará’ Alemania 

En su casa tiene algunas decenas de apiarios con especies que en maya se conocen como uxcab, sac chic y e’ejol entre un total de nueve especies, algunas como la primera en mención, tan pequeñas como algunos tipos de hormigas.

Él desde pequeño conoció el manejo de la abeja melipona, pues su padre y abuelo se dedicaron al cultivo de miel, así que usó ese conocimiento para rescatar a las otras especies pues no requiere de equipo especializado.

Hay más abejas en la ciudad

También desde hace dos años, la presencia de las abejas en la ciudad es más frecuente. La Dirección de Bomberos ha tenido cada vez más intervenciones para quitar los panales de casas, postes de luz, edificios, árboles y cualquier lugar urbano.

Según Horacio Moreno Trinidad, jefe de los Bomberos, son entre seis y siete llamados que tienen a la semana, prácticamente uno diario, y la gran mayoría de los casos, un 80%, se trata de abejas de la región y solo un 20% de africanas.

“Aunque esas abejas no atacan a la gente no nos centramos en identificar qué tipo son”

Y pese a que ocho de cada 10 son abejas que no atacan, salvo que se vean amenazadas usan sus mandíbulas para morder levemente, únicamente los Bomberos reacondicionan dos en promedio.

“Aunque esas abejas no atacan a la gente no nos centramos en identificar qué tipo son, porque los niños desconocen que puedan ser atacados y podemos tener un riesgo para ellos en caso de que las molesten y sean africanas”, excusó Moreno Trinidad.

Sin estudios sobre las abejas en Q. Roo

En realidad no hay estudios sobre la cantidad de abejas que hay en Quintana Roo y mucho menos en Solidaridad; en los 90’s Javier Quezada Euan, jefe del departamento de apicultura tropical de la Universidad Autónoma de Yucatán calculó que en ese estado había 10 colonias por kilómetro cuadrado.

Aunque Cab Dorantes supone que la desaparición del hábitat de las abejas es lo que se vean cada vez más en la ciudad, el ambientalista Jorge Fuentes supone también que se deba a una sobrepoblación de las colmenas.

No obstante que no hay pruebas fehacientes de su presencia en la ciudad, ambos concuerdan en lo vitales que son por lo que creen que se debería hacer un plan de manejo. Eso incluye que los bomberos incluyan a un apicultor o que capaciten a su personal para que no tengan que matar a los insectos.

El mismo Cab Dorantes está dispuesto a ofrecer ese servicio, incluso sin restricción a los bomberos sino a la comunidad y especialmente a los niños para que conozcan que hay una veintena de especies de abejas que no pican y por ende no hay que matarlas.

Los bomberos podrían reubicar todas, quizá sea molesto para la gente pero no hacen daño. Se pueden llevar en colmenas, algunas son defensivas pero nada más. La abeja Partamon es quizá la más defensiva, pero no hacen daño. Ellas apenas sienten tu vibración y te vienen a morder si sienten amenazado su espacio pero no generan afectaciones”, aseguró.

A quién llamar en caso de tener un panal

Horacio Moreno pidió a la ciudadanía reportar al 066 la aparición de abejas para poder retirarlas, aunque no siempre sea con vida. 

Sin embargo, también Cab Dorantes suele acudir a rescatar a las abejas. A través de su página de Facebook Melitrigonas PDC la gente puede contactarle, incluso enviarle alguna foto de las abejas para que les informe de qué tipo es y si son o no peligrosas, en el caso de las africanas o europeas que sí tienen aguijón y que son un verdadero riesgo para las personas alérgicas.

Efraín no cobra pero tampoco rechaza las aportaciones de la gente que solicita su ayuda. Él ha querido generar un plan de manejo reconocido por la Semarnat pero le han rechazado su proyecto debido a que no es turístico.

El piensa que las autoridades deben comenzar con una política diferente para las abejas, porque su presencia se debe a que la urbanización está invadiendo su hábitat y si además de eso se matan con ellas morirán los servicios ambientales que prestan: la polinización, tarea esencial aunque no exclusiva de las abejas para la reproducción de la flora.

“Si llegan a desaparecer las abejas ya no habrá el servicio ambiental que ellas hacen, si no hay polinización ya no habrá nuevas plantas, nuevos frutos y semillas y ya no habrá el ciclo para producirse, la vegetación se acompaña de la existencia de ellas, el sabin, el chechén, el salam, el chanca, la campanilla, la mimosa y todas las especies que ellas polinizan”, elucubra. 

Mientras se toman nuevas estrategias para el manejo de las abejas, él tratará de aportar los rescates que le soliciten para tenerlas en casa, donde les pone apiarios que él mismo fabrica para procurar su reproducción.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios