Pandemia pone en jaque a consultorios privados y de fundaciones

Algunos cerraron para no poner en peligro a su personal; otros, por falta de recursos.

|
(Paola Chiomante)
(Paola Chiomante)

La pandemia por Covid-19 afectó al sector médico privado ya que algunos consultorios tuvieron que cerrar temporal y otros permanentemente debido a la contingencia.

Joaquín Lozano, presidente de la fundación Dame un Poco de Luz, explicó que ante el panorama económico cerraron dos de las tres clínicas que tenían en el estado, debido que no se contaban con los recursos para seguir pagando los sueldos de los trabajadores.

“A pesar que nos dedicamos a atender a la gente que tiene menos recursos, ellos son los que tienen más problemas, entonces nosotros tuvimos que cerrar las clínicas de Playa del Carmen y Cozumel, este último porque no van a llegar barcos hasta noviembre, entonces tienen una actividad económica muy baja”, dijo.

Asimismo indicó que dentro de la fundación también se manejan dos consultorios dentales los cuales se mantienen funcionando, sin embargo, no tienen afluencia de personas ya que estos servicios son los de menor demanda en comparación con las consultas de medicina general.

“Las Clínicas de Ojos, siempre estaban llenas, pero ahora la gente no viene porque está confinada y no tiene dinero. La gente que tiene un sueldo fijo establecido, sólo están los burócratas o las personas que trabajan en gobierno, pero los que generamos los salarios no tenemos para la renta o la luz”, dijo.

El médico indicó que así como han tenido que cerrar clínicas por falta de recursos, otros especialistas o consorcios médicos también han tenido que suspender o minimizar su actividad.

El Colegio Médico de Quintana Roo informó que pese a que entre sus afiliados no se han reportado otros casos, los doctores han manifestado tener que suspender sus actividades de manera temporal por cuestiones de seguridad sanitaria, al tener personal considerado como población de riesgo.

Por este mismo motivo cerró temporalmente el consultorio de la Ciudad de la Alegría, que atendía a personas de escasos recursos de las colonias irregulares que se encuentran en la periferia de la ciudad y que se han quedado sin este servicio, ya que se prioriza la salud de los adultos mayores que habitan al interior de la fundación y que son atendidos por la misma doctora.