15 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

Pausa política por el jolgorio decembrino

El simbólico último mes del año, donde nada ni nadie está en su lugar...

Compartir en Facebook Pausa política por el jolgorio decembrinoCompartir en Twiiter Pausa política por el jolgorio decembrino

El simbólico último mes del año, donde nada ni nadie está en su lugar. Actores y actrices figurantes y fulgurantes van desorientados por las tablas del redondel esperando oír los avisos del clarín ordenado por el juez de plaza quien decide quienes van a entrarle a la fiesta brava. A unos, mandará a partir plaza y, a otros, a ver la corrida desde la barrera.

Unos a otros se miran desconsolados sin saber quién será el ungido. ¿Acaso seré yo Señor” se preguntan aturdidos en medio de la incertidumbre que ocasiona el silencio más cuando la alternancia no termina de saborear los golpes de derecha e izquierda con el 1-2 que le propinó nocaut al contendor de tricolor haciéndolo caer en la lona en la contienda estelar por la corona estatal.

A pesar de la algarabía de triunfo, los seconds y managers todavía no pueden echar las campanas al vuelo creyendo que en las próximas contiendas va a ser de similar triunfo con nuevos contendores que ya se aprestan a presentar guantes en los albores de los próximos rounds.

A pregunta en entrevista al Gobernador Carlos Joaquín sobre si existirá línea desde el Gobierno del Estado para el Frente Ciudadano en Quintana Roo, rechazó que vaya a suceder así. En cambio, aseveró que su labor se enfocará en que los comicios avancen con tranquilidad.

Se vino encima un diluvio de desafíos, de esos que suelen dejar colar las deidades de la política para poner a correr en todas direcciones pretendientes y, asimismo, para tratar de probar habilidades políticas.

“No, no; mi tarea en las elecciones será vigilar la tranquilidad del Estado”, recalcó el Gobernador.

El mandatario estatal consideró adecuada la manera como PAN, PRD y Movimiento Ciudadano llevan a cabo el proceso para definir los espacios que les corresponden a cada uno hacia los cargos de elección popular.

Al inicio de julio del 2018 se llevarán a cabo elecciones municipales, legislativas federales y la presidencial, con apertura a la reelección de alcaldes en los once bailíos del Estado y, que los principales partidos en alianza, como fue UNE, ahora será con la alianza PAN-PRD-MC, “Por México al Frente”, para contender en concordato en 2018.

Lo que se ha desestimado, por los dirigentes del Frente, son las elecciones de alcaldes al estar inmersos en la búsqueda para refrendar el triunfo pasado en las elecciones legislativas federales de 2018, a lo menos decir, una incongruencia que por unas elecciones sí se lucha, por otras no.

Están en todo su derecho y obligación de adoptar como suyo el triunfo del gobernador, ya que en las democracias el voto ciudadano es el que manda, Vox Populi, Vox Dei, y se optó por elegir a Carlos Joaquín González como candidato, no como militante partidista.

Sin embargo, a lo expresado por el mandatario estatal, la negociación habría sido provechosa si no hubiese de poner al gobierno en una situación comprometida, de la cual definitivamente el gobernante se deslinda.

Y después de la pausa para tomar aliento, luego de las fiestas de diciembre, se deberá de retomar el diálogo en la concordancia partidista para dar definitivamente algunas soluciones de crisis política y social que se vive en algunos municipios del Estado.

Está muy claro que hay sectores de los partidos oficialistas que no quieren soluciones consensuadas, y hay sectores para quienes cualquier negociación es una intención de triunfo para exigirle al Señor que decida ya.

Independientemente de las apostillas flamígeras lanzando largas lenguas de fuego desde el medio campo de batalla para que todo el equipo opositor salga intempestivamente a tratar de obtener una candidatura o en espera de alguna deserción sea con el efecto: “ganancia de pescadores”.

Y, como si fuera poco, diciembre simboliza tiempo de paz, amor, reflexión y reconciliación para que no se desgarren las vestiduras y dé inicio a una estrategia partidista que, como todo plan, no se sabe dónde terminará.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios