12 de Noviembre de 2018

Opinión QRoo

Perla Tun deja la mesa servida

Cozumel ha sido una desagradable noticia el último tiempo...

Compartir en Facebook Perla Tun deja la mesa servidaCompartir en Twiiter Perla Tun deja la mesa servida

Cozumel ha sido una desagradable noticia el último tiempo. Lamentable, tratándose de un municipio antes ejemplo y referente en diversos ámbitos, como el turístico, el cultural y el político. Hoy se critica por un “desgobierno”.

Los isleños no la han pasado bien. Su presidenta, Perla Tun Pech, exhibe una bajísima popularidad no solamente por su conducta reprochable ante regidores, periodistas, detractores o autoridades de otros niveles, sino porque ha fallado en temas estratégicos, como la seguridad, las inversiones o los servicios públicos.

En cuanto a seguridad -acaso lo más delicado-, las quejas de los habitantes ya no redundan en robos, sino que ahora temen la infiltración de grupos organizados, sobre todo por la manta en la que se atribuyen la supuesta explosión intencional de un ferry, ocurrida la semana pasada, y en la cual aparece el nombre de la primera autoridad municipal. Lo de las patrullas, un ejemplo de errores inadmisibles.

En inversión, los micro, pequeños y medianos empresarios protestan por la carga impositiva y burocrática. Entre el hostigamiento y las trabas, el desencanto se apodera de quienes pretenden surgir, dar empleo y fomentar el círculo virtuoso de una economía desgastada.

Es más: algunos aluden un trato inaceptable de la presidenta contra hoteleros y turisteros, ni siquiera por un tema político o de linaje (igualmente desatinado), sino por venir con capital foráneo, a un municipio que, paradójicamente, podrá prosperar sólo con ayuda; de lo contrario, va derecho al precipicio. Lo de Cinemex, por ejemplo, es un hecho absurdo.

En servicios públicos, basta con ver la basura acumulada, el deficiente alumbrado público y otros disfuncionales. Muy lejos está de esa imagen presumida por décadas en sus famosos carnavales, la Feria de El Cedral y otros actos conmemorativos durante los cuales se destacaba un auténtico paraíso.

Lo peor, lamentan muchos, es que aspira ser reelecta en las elecciones del 1 de julio. Aunque con dichos antecedentes, más la falta de respaldo inclusive de su mismo partido (el PAN) o de otros gobernantes con peso indiscutible, sus opciones son reducidas en un contexto inédito como el actual. Deja, pues, la “mesa servida” a sus rivales.

Por todo ello, los electores sólo ven a dos competidores: Pedro Joaquín Delbouis, del PRI, y Juanita Obdulia Alonso, de Morena. El primero, con todo a su favor por presencia, trayectoria y parentesco, mientras que la segunda, ruega por un inverosímil “efecto López Obrador” que traspase tantas fronteras.

Cozumel deberá ser rescatado, gane quien gane.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios