Pescadores de Cozumel exigen volver al mar para llevar comida a sus familias

Al menos 50 trabajadores del mar se manifiestan frente a la Capitanía de Puerto.

|
(Gustavo Villegas/SIPSE)
(Gustavo Villegas/SIPSE)

Sin respetar la recomendación de sana distancia para evitar contagios de Covid-19, pescadores se manifestaron frente a la Capitanía de Puerto de Cozumel.

Los inconformes, unos 50 individuos, exigían se les permitiera salir a pescar para tener alimento en las mesas de sus familias y junto a esta exigencia, señalaban ser objeto de acoso por parte de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) que vigila los litorales de la isla.

Uno de los líderes quien se identificó como Jaime Monserreal acusó sin presentar pruebas, que la restricciones para la pesca vienen directamente de la oficina de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en la isla, que representa Brenda Hernández Hernández.

Aunque la Conanp y la Capitanía son entes federales independientes, insistieron en que Brenda Hernández es quien le da órdenes a Alicia del Carmen Hernández Azuara, titular de la capitanía para prohibir la pesca.  Involucraron también al Gobierno Municipal por la situación que están pasando, pues según ellos, el ayuntamiento está obligado a dotarlos de paquetes alimenticios.

Los pescadores se organizaron desde noche del miércoles mediante mensajes de WhatsApp para congregarse a las 10 de la mañana del jueves en la avenida Rafael E. Melgar con la avenida Antonio González Fernández, frente al edificio de la autoridad portuaria.

Al llegar ya los esperaba un pelotón de la Guardia Nacional con su equipo anti motines completo. Varios de los asistentes confirmaron que en el mejor de los casos, no tienen al día su documentación y otros carecen de esta ante la Capitanía de Puerto.

El 26 de mayo elementos de la Semar y la Guardia Nacional capturaron a cuatro pescadores tras una persecución por mar hasta llegar a la Laguna Ciega, al norte de la isla.

Cuando pretendía escapar por tierra fueron interceptados en el camino que llega a ese espejo de agua, lográndose el aseguramiento de 40 colas de langosta y cuarto kilos de caracol, ambas especies en veda en este momento.

Los detenidos están sujetos a un proceso en el que pudieran llegar a sentenciarles hasta con 15 años de cárcel por pescar organismos marinos en veda y en un área natural protegida.