20 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Pierde su camión y su libertad... por unos zapatos de tela

Tras no "librar" el puesto de revisión de la aduana en la terminal de autobuses de la capital, Niki vivió una serie de eventos muy desafortunados.

Por culpa de unos zapatos de tela piratas, Niki terminó consignada ante un juez calificador. (Ernesto Neveu/SIPSE)
Por culpa de unos zapatos de tela piratas, Niki terminó consignada ante un juez calificador. (Ernesto Neveu/SIPSE)
Compartir en Facebook Pierde su camión y su libertad... por unos zapatos de telaCompartir en Twiiter Pierde su camión y su libertad... por unos zapatos de tela

 

Ernesto Neveu/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Una pareja que viajaría a la ciudad de Cancún en la partida de las 13:30 horas de ayer, perdió su autobús y fue detenida por la Policía Estatal Preventiva (PEP), luego de enfrascarse en una discusión con la oficial de la aduana en la terminal camionera capitalina, quien indebidamente exigió que les presentara el equipaje para revisión y que, de manera altanera, les impidió pasar tres pares de zapatos de tela con costo de 150 pesos. 
“Se puso muy altanera y ya faltaba poco para que saliera el autobús. Yo le mostré la nota de compra, pero insistió en que dejára los zapatos. El camión estaba en el andén todavía, pero el guardia no nos dejó pasar y eso me desesperó”, comentó Niki.
 
De acuerdo con la versión de los agraviados, Niki y Fernando, la oficial de aduanas les pidió pasar sus mochilas para revisión, cuando el procedimiento aplica para viajeros que salen del estado o del país, y al encontrar los tenis de lona de manufactura pirata, le dijo que no podían pasar esa mercancía.
 
Al menos ocho policías rodearon a los viajantes, quienes todavía exaltados, intentaron explicar la situación porque, para rematar, en la taquilla les quisieron cobrar el boleto completo, cuando lo normal es que si un pasajero pierde su camión, se le considera un descuento del 50 por ciento.
 
La comandante “incomoda” no quiso identificarse. Niki salió y comenzó a tomarle foto a las patrullas, lo que los uniformados asumieron como una agresión, inmediatamente llamaron refuerzos femeninos, y cargaron con la mujer, que ya hastiada expresó algunos improperios, que fueron suficientes para que la acusaran por supuestos ultrajes a la autoridad. No fue esposada, pero sí presentada ante el juez calificador.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios