14 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

“Prefiero morir ahogado antes que regresar a Cuba”

CANCÚN, Q. Roo.- Los indocumentados están bajo resguardo, en las instalaciones de la Policía Municipal en Rancho Viejo.

Los balseros fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja en las oficinas de la policía. (Eric Galindo/SIPSE)
Los balseros fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja en las oficinas de la policía. (Eric Galindo/SIPSE)
Compartir en Facebook “Prefiero morir ahogado antes que regresar a Cuba”Compartir en Twiiter “Prefiero morir ahogado antes que regresar a Cuba”

Eric Galindo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “Prefiero morir ahogado antes que regresar a Cuba”, con esta frase Idalberto Sánchez García recordó a su prima Maydelin García Belis, que hace casi un mes perdió la vida ahogada en la travesía Cuba-México-Estados Unidos, al zozobrar su embarcación hechiza a unas millas antes de llegar a Isla Mujeres.

Desde hace un mes planearon el viaje, se formó un grupo de 16 personas: 15 hombres y una mujer, todos conocidos, algunos familiares o amigos.

Juntaron sus ahorros y los recursos enviados por familiares de Estados Unidos, para comprar resina y empezar a elaborar la lancha que los trasladaría a la libertad.

Terminaron la embarcación, pero tuvieron que posponer su partida por la presencia del huracán “Sandy” en la zona del Golfo de México y el Caribe. No quisieron arriesgarse.

El tiempo mejoró y el viernes 2 de noviembre poco antes de la medianoche abordaron la lancha y salieron de Beta Barro, Cuba, para iniciar su travesía hacia las costas mexicanas.

“El martes nos agarró un frente frío en pleno mar abierto, las olas eran grandísimas, yo calculo que eran como de ocho metros, eran enormes que parecían montañas. Nos salvamos de morir”, dice con su peculiar acento Daniel Fernández Carvajal, mientras un paramédico de la Cruz Roja le limpia los pies con isodine (desinfectante) en la parte trasera de la comandancia de Seguridad Pública de la zona continental de Isla Mujeres.

Ese martes se averió el motor que impulsaba la embarcación, aprovecharon unos momentos de tranquilidad para bucear por debajo de la lancha y arreglarlo.

Continuaron su trayecto, el miércoles siguió el mal tiempo, el viento lo tenían en contra y no los dejaba avanzar. Ese día estuvieron a unas ocho millas de llegar a Isla Mujeres, pero el fuerte viento los alejaba cada vez más. Pensaron que no lo iban a lograr porque dos veces más se les dañó el motor.

El jueves el clima les favoreció para continuar avanzando, a las 2 horas de ayer, después de casi ocho días de travesía, lograron tocar tierra.

Llegaron a Isla Blanca, en el punto conocido como restaurante “Acapulquito”, que se ubica al final de la carretera. A esa hora ingresó al número de emergencia 066 que había fondeado ese sitio una balsa con indocumentados.

Personal  de Seguridad Pública de Isla Mujeres se trasladó al lugar y halló la embarcación abandonada. Inició una búsqueda de los balseros y cerca de la zona conocida como Playa Mujeres en Punta Sam, ubicaron a dos de los balseros con un cuadro de deshidratación importante. Fueron trasladados a la base policial en la Zona Continental de la ínsula, donde paramédicos examinan su estado de salud.

A las 07 horas reanudaron la búsqueda del resto de los indocumentados, operativo que fue dirigido por el director de Seguridad Pública de Isla Mujeres, Joaquín Poot Acosta; sobre la carretera de la zona ubicaron a los 14 balseros restantes que caminaban sin rumbo fijo.

Los 16 indocumentados fueron puestos bajo resguardo en las instalaciones de la Policía Municipal que se localiza sobre la carretera a Rancho Viejo, hasta donde llegó una unidad de la Cruz Roja para darles los primeros auxilios.

Daniel Fernández Carvajal, de 26 años; Michael Reyes Ramírez, de 40; Alcides Rodríguez Infante, de 35; Lester Eduardo Navarrete Montalvo, de 30; Roberto Batista, de 24; Yoandri García Fernández, de 16 años, e Idalberto Sánchez García, son siete de los 16 cubanos asegurados que quisieron hablar con Novedades de Quintana Roo.

Mientras son atendidos por el paramédico de la Cruz Roja, Amílcar Manuel Galaviz Aguilar, no se imaginan regresar o ser devueltos a Cuba. “Tú no sabes cómo nos tratan cuando hacemos esto, somos para ellos escoria, nos quitan todos los derechos, nadie nos da trabajo”.

Todo es una mentira lo que se dice a nivel internacional que los cubanos ya tienen libre albedrío de salir del país las veces que quieran, para enero próximo.

El pasaporte tenía un costo de 50 dólares, después de esta reforma el gobierno lo subió a 100. Eso sólo benefició a los cubanos ricos, que son la mayoría del gobierno.

Uno trabajador cualquiera, para juntar los 100 dólares tienen que pasar muchos años. El sueldo está a 300 o 400 pesos cubanos, por cada dólar son 25 pesos cubanos. Pero de esos 300 o 400 pesos tienes que dividirlos en ropa, calzado y comida: comes o ahorras.

Ya han pasado 29 días e Idalberto Sánchez García recuerda todavía que un viernes como este (12 de octubre) les llegó la noticia en Cuba que su prima Maydelin García Belis había fallecido ahogada en su intento de llegar a Estados Unidos, el común denominador de todos los balseros.

El gobierno cubano, o más bien el consulado, no quiere hacerse cargo del traslado del cuerpo a Cuba. Por eso su cuerpo aún no descansa en paz.

(Edición: Florencio Sabido)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios