18 de Diciembre de 2017

Cancún

Presentan en Cancún los argumentos sobre los impactos del Dragon Mart

Anuncian otros encuentros para evitar que el megaproyecto chino se instale en Puerto Morelos.

En el auditorio de la Universidad del Caribe participaron  asociaciones ambientalistas, civiles, empresarios, expertos en temas de economía, entre otros. (Jesús Tijerina/SIPSE)
En el auditorio de la Universidad del Caribe participaron asociaciones ambientalistas, civiles, empresarios, expertos en temas de economía, entre otros. (Jesús Tijerina/SIPSE)
Compartir en Facebook Presentan en Cancún los argumentos sobre los impactos del Dragon MartCompartir en Twiiter Presentan en Cancún los argumentos sobre los impactos del Dragon Mart

 

Brisa Muñoz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Dragon Mart Cancún, más que un proyecto de inversión china y mexicana, es un proyecto falto de claridad, en los aspectos económicos, ambientales y sociales, que no cumple con los ordenamientos urbanos y ecológicos, y sobre todo es conglomerado de intereses del estado chino, financiado por el propio gobierno asiático, cuyos problemas podrían suscitar conflictos políticos bilaterales, fueron las conclusiones generales que derivaron del foro “Argumentos sobre los impactos del Dragon Mart”, que se llevó a cabo la tarde de ayer en el auditorio de la Universidad del Caribe, en el que participaron  asociaciones ambientalistas, civiles, empresarios, académicos, expertos en temas de economía, desarrollo urbano, planeación, investigación sobre desarrollo económico chino, el presidente municipal de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña, y población en general.
 
En el evento, que fue definido como un hecho inusitado no sólo para Cancún, sino para el país, expertos como David Barkin, especialista en economía, por la Universidad de Yale e integrante de la Academia Nacional de Educación Ambiental; Roberto Eibenschutz, maestro en urbanismo y ex subsecretario de Desarrollo Urbano del gobierno federal; Alfonso Iracheta Cenecorta, maestro en Planeación Urbana, por la Universidad de Edimburgo, Escocia, y coordinador nacional de la Red Mexicana de Ciudades hacia la Sustentabilidad (RMCS); y el periodista Heriberto Araujo, corresponsal de Notimex en China y coautor del libro “La silenciosa conquista china”, dieron sus opiniones con respecto a lo que significará no sólo para Cancún, sino para el país que se lleve a cabo el mega proyecto.
 
El periodista español, durante su ponencia sobre la explosión de inversiones y acuerdos comerciales del país asiático en otros países, dejó en claro que una de las características de dichas inversiones es que en su mayoría son del propio gobierno, lo que implica una fuerte presión para las localidades en que se llevan a cabo, además de aclarar a la audiencia que la empresa Chinamex, principal inversionista de Dragon Mart Cancún, es una paraestatal.
 
“Los números y los titulares de los periódicos dicen que China es una gran oportunidad de inversión de millones de dólares, pero no se trata de alguien del sector privado que decide llevar a cabo un proyecto por un beneficio económico, pues en el caso de China no son empresarios chinos a título privado los que hacen las inversiones, sino el estado (…) entre ellos el más importante China Developmen Bank, controlado por el gobierno chino, y es el que visitó el proyecto de Dragon Mart Cancún, por lo que estoy convencido de que el financiamiento de casi la mayoría, sino es que todo el proyecto es del gobierno chino. Además, Chinamex, la que se encargará de construir y operar Dragon Mart Cancún es una empresa estatal china, y esto les ayudará a entender que el interlocutor directo de este proyecto es el estado chino, y el problema que veo es que un problema ahí se podría convertir en un asunto político bilateral”, expuso.
 
En su oportunidad, Eibenschut e Iracheta Cenecorta coincidieron en que no sólo Dragon Mart no debió ser aprobado por el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental (Inira), no sólo porque la zona en la que se encuentra no es urbanizable y contraviene el Plan de Desarrollo Urbano (PDU) y el de Ordenamiento Ecológico (POEL), sino también en que es urgente que el municipio de Benito Juárez logre un orden en materia de Desarrollo Urbano, no sólo para detener Dragon Mart, sino cualquier proyecto de esa misma índole.
 
“Veo que este proyecto no tiene ninguno de los estudios de impacto o de equipamiento social necesarios, simplemente impresionó por el tamaño de inversión y porque aparentemente traerá mucho empleo, y obtuvo el apoyo sin ningún cuestionamiento, y no se trata de estar en contra del desarrollo, sino que se tenga toda la información. Me sorprende que tenga una preautorización ambiental, cuando los instrumentos del propio gobierno dicen que esa zona en la que se llevará a cabo es de conservación y no debe urbanizarse; es una contradicción profunda y el riesgo es que Cancún se convertirá en un lugar poco habitable, poco respetable en todos los sentidos y van a crecer todos los problemas sociales que se imaginen”, aseguró Iracheta Cenecorta.
 
Ante las numerosas preguntas y el poco tiempo para contestarlas, las organizaciones civiles y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) se comprometieron a elaborar un blog por medio del cual los expertos responderían los cuestionamientos, así como también se comprometieron a que este sería el primero de varios encuentros para evitar que el megaproyecto chino se instale en Puerto Morelos.
 
(Edición: Florencio Sabido)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios