13 de Noviembre de 2018

Quintana Roo

¿Sabías que los problemas dentales se detectan desde la niñez?

Los malos hábitos que afectan la alineación de la mordida, comienzan con el uso del chupón.

El 60% de los pequeños de entre cuatro y cinco años, tiene afecciones de la cavidad bucal. (Consuelo Javier/SIPSE)
El 60% de los pequeños de entre cuatro y cinco años, tiene afecciones de la cavidad bucal. (Consuelo Javier/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Sabías que los problemas dentales se detectan desde la niñez?Compartir en Twiiter ¿Sabías que los problemas dentales se detectan desde la niñez?

Lara Alfaro/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Los problemas permanentes que van a desarrollar los niños en la dentadura, pueden ser observados desde los dos años.

Los infantes que presentan dientes pequeños y juntos, son los más propensos a tener problemas de apiñamiento.

“A pesar que éstos se ven muy lindos con sus piezas dentales bien colocadas, el problema se presenta cuando mudan los dientes y no hay espacio suficiente para los nuevos, que siempre son más grandes que los de leche”, señaló Mónica Zabarain, ortopedista bucal.

“A pesar que éstos se ven muy lindos con sus piezas dentales bien colocadas, el problema se presenta cuando mudan los dientes y no hay espacio suficiente para los nuevos, que siempre son más grandes que los de leche”

Un estudio realizado en el Hospital Infantil de México en 2011, resalta que 60% de los pequeños de entre cuatro y cinco años, tiene afecciones de la cavidad bucal al presentar maloclusión, que es la distorsión en la posición dental. 

También te puede interesar: Dientes hipersensibles: resultado de un mal cepillado

“Se recomienda que la primera panorámica se realice a los cuatro años, con ésta se puede observar cómo serán las piezas que están por salir, y de esta manera se puede pensar en qué aparato usar”, dijo la especialista.

Destacó que los malos hábitos que afectan la alineación de la mordida, comienzan con el uso del chupón, ya que luego de éste viene el dedo; en ambos casos, con la succión se deforma el paladar, haciéndolo más profundo.

“Esta costumbre de los pequeños trae como consecuencia que el crecimiento de la caja de resonancia no sea normal y los predispone a dormir con la boca abierta, no descansan, se les forman ojeras y sus caras se ven alargadas”, explicó Mónica Zabarain.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios