26 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Prospera 'tequila' con sabor a la Península de Yucatán

La Destilería cuida que la calidad y el proceso de su producción sea artesanal, puro, orgánico y de buen sabor.

En el 2002 comenzó la siembra en cinco hectáreas. En la actualidad se cultivan 42 hectáreas. (Tomás Álvarez/SIPSE)
En el 2002 comenzó la siembra en cinco hectáreas. En la actualidad se cultivan 42 hectáreas. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Prospera 'tequila' <i>con sabor a</i> la Península de YucatánCompartir en Twiiter Prospera 'tequila' <i>con sabor a</i> la Península de Yucatán

Licety Díaz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Ubicada a unos 200 metros del cruce del puente de libramiento en la salida de Valladolid se ubica La Destilería, en la cual de manera artesanal se produce por denominación de origen el mayapán, es decir, el tequila único de su tipo en la Península de Yucatán.

Gotthold “Gotty” Beutelspacher, iniciador del proyecto hace tres años, contó que hace 12 años los tequileros tuvieron una crisis de materia prima, los cua-les por aquel entonces fueron a la región para comprar henequén y procesarlo como agave, por lo que se le ocurrió que si venían a comprar los troncos que casi no tenían azúcares, mejor sembrar agave azul y vender las piñas.

Así surgió la idea y en el 2002 comenzó la siembra en cinco hectáreas; como la región yucateca un tiempo fue henequenera, tenía la convicción que se iba a dar el agave azul al ser parientes cercanos. En la actualidad cultiva 42 hectáreas.

En ese tiempo se dedicó a ver varios procesos de destilaciones como el mezcal en Oaxaca, el sotol en Chihuahua y producciones de destilados en Guerrero y Zacatecas, además de tomar curso de catas. Con las ideas frescas regresó a Valladolid para tener un proceso artesanal que sirviera como atractivo turístico, cuyo primer destilado salió en 2010.

Cada año mejora el sabor del mayapán, a pesar de que todo lo hace a “la antigua”. Tras recoger las piñas pasan por un horno, para luego partirlas con un hacha, las cuales siguen curso a un molino de un caballo de fuerza; cuando sale el líquido blanco lo fermentan en tinas por unos cuatro días, al llegar al área de destilado mediante un alambique de cobre se separa el alcohol del agua.

Listo este proceso llega la bodega de maduración, donde se encuentran las barricas en las que se conservan en reposo bebidas desde el 2010 hasta hace tres meses.

Enrique Sánchez Durán, gerente general de La Destilería, comentó que para la confección del lugar comenzaron sin techo y sin paredes, sólo el horno, el molino y las tinas de fermentación y empezaron a procesar. 

Empezaron tres personas que creyeron en el proyecto y en la actualidad son 20 los trabajadores, distribuidos en diferentes sectores.

Refiere que el proceso de la destilería no es de hacer mucho, sino de cuidar la calidad y que el proceso sea artesanal, puro, orgánico y de buen sabor, por lo que producen una barrica semanal de 220 litros.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios