19 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Protagonistas del bullying aceptan que daña la autoestima

Según la OCDE, el fenómeno de acoso ha evolucionado a tal grado que se extiende de forma viral.

Las agresiones escolares se recrudecen en las redes sociales. (Redacción/SIPSE)
Las agresiones escolares se recrudecen en las redes sociales. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Protagonistas del bullying aceptan que daña la autoestimaCompartir en Twiiter Protagonistas del bullying aceptan que daña la autoestima

Jazmín Ramos/SIPSE
(Segunda y última parte)
CANCÚN, Q.Roo.- A pesar de las acciones de las autoridades educativas, lo que sucede actualmente en las aulas escolares generan un ambiente de fobia social en quienes sufren bullying, ya que sistemáticamente son el hazmerreír de sus compañeros. La albóndiga, el cuatro ojos, el fideo, el nerd, el orejón, la lombriz de tierra y el hueso para perro, son algunos sobrenombres que suelen corearse en las aulas escolares, ante las sonrisas burlonas y la apatía de los profesores al limitarse con la frase de no jueguen así.

“Hay un compañero que es moreno, todos le dicen el mono, hasta el profesor de educación físicas lo llama así y los otros maestros sólo no dicen no se lleven así”, refiere Carla, estudiante de primaria.
 
Los protagonistas de este fenómeno niños y jóvenes aceptan que el bullying daña la autoestima y son acciones negativas pero rara vez denuncian, pues la mayoría permanecen callados.
 
“Mi amigo siempre lo molesta por estar flaquito, tiene varios apodos, él no dice nada, pero yo le digo que denuncie que no se calle, pero no hace caso y sufre en silencio”, dijo Gloria, estudiante de secundaria.
 
Según un estudio del comportamiento social de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el bullying es un fenómeno que ha evolucionado a tal grado que se extiende de forma viral dejando daños en algunos casos irreparables.
 

Quienes ejercen bullying también suele ser víctimas generalmente en sus propias casas quienes reciben agresiones por parte de sus padres, hermanos o familiares, por lo tanto imitan esas conductas con quienes creen que son sus inferiores confabulados con grupos a los que ejercen presión para llevar a cabo su cometido.

Bajo esta consideración, el presidente de la Asociación de Padres de Familia de Benito Juárez, Raúl Lara Quijano, mencionó que el bullying es una manifestación de lo que sucede en los hogares, dado que los hijos son el reflejo de los tutores, “no podemos negar que la educación comienza en nuestras casas”.

Indicó que muchas veces se culpa a los profesores, pero hay una corresponsabilidad en la educación de los menores, de tal forma que en la manera en que los padres se involucren más y conozca lo que pasa con sus hijos se tendrá la posibilidad de ir cerrando la brecha a las conductas violentas en las instituciones.

En ese sentido Martha, estudiante de segundo año de preparatoria, mencionó que tiene amigos que no ven a sus papás en todo el día, porque trabajan, los cuidan sus abuelos, “bueno como nadie los controla, son tremendos, además siempre anda en la calle”.

La falta de límites y supervisión de los padres quienes ha cedido la crianza de los hijos a terceros, va en aumento, por las necesidades de tener más de un ingreso en el hogar, además a la débil relación entre padres la brecha generacional se extiende con el uso de las tecnologías, tan es así que muchos padres ignoran lo relacionado al uso de las dispositivos conectados a la red.

Por tal motivo las agresiones escolares se recrudecen con el uso de las nuevas tecnologías, ya que el acceso ilimitado al ciberespacio permite una mayor ventana de exposición que trasciende las aulas, hay casos en donde el acoso que sufren los menores son videograbados convirtiéndose en el tema del día de la red social al que pertenecen.

Sin embargo, pese a lo grave del fenómeno los propios jóvenes consideran el bullying como parte del ambiente escolar.

“En la escuela es normal que todos tengan apodos, se den de moquetazos o se esconda la mochila de un compañero, así nos llevamos casi todos, pero hay quienes se exceden”, comentó Esteban, alumno de tercer año de preparatoria.

Ante ello no es gratuito que el fenómeno del bullying se extiende tomando nuevas formas dejando huellas en víctimas y victimarios de ahí la importancia de que tanto los padres como maestros asuman el rol que le toca en el proceso de desarrollo de los menores y fomenten límites que permita formar seres humanos que respeten las diferencias de sus similares creando ambientes emocionalmente sanos.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios