18 de Septiembre de 2018

Cancún

Q.Roo y Cancún, en vigilancia por una posible crisis de pagos

La agencia Moody's alertó sobre el riesgo que corren algunos gobiernos por su gran endeudamiento.

Benito Juárez es uno de los municipios más endeudados de México. (SIPSE)
Benito Juárez es uno de los municipios más endeudados de México. (SIPSE)
Compartir en Facebook Q.Roo y Cancún, en vigilancia por una posible crisis de pagosCompartir en Twiiter Q.Roo y Cancún, en vigilancia por una posible crisis de pagos

 

Agencias
CANCÚN, Q.Roo.- A pesar de que la Secretaría de Hacienda y el Banco de México minimizan el sobreendeudamiento que enfrentan una buena parte de municipios y estados del país, la agencia Moody’s alertó ayer sobre el latente riesgo de que algunos de esos gobiernos enfrenten en el corto plazo una virtual crisis de pagos, según publica Proceso en su portal web. 
 
En una videoconferencia, el analista Francisco Urióstegui destacó que 68% de los estados y 87% de los municipios analizados por la consultora tienen calificaciones en el grado especulativo.
 
“Nuestras calificaciones evalúan no sólo la probabilidad de incumplimiento, sino también la pérdida esperada resultante de esta situación”, dijo.
 
Y con base en ello, dijo que a la fecha 30% de los emisores calificados se encuentra en perspectiva negativa o bajo revisión, lo que, en otras palabras, significa que podrían significar una baja de calificación en el corto plazo.
 
Así, de las 25 entidades federativas que califica Moody’s, las que tienen perspectiva negativa o en revisión y que serían susceptibles de una baja en su nota son Baja California, Tamaulipas, Chihuahua, Nuevo León, Morelos, Nayarit, Jalisco y Quintana Roo.
 
Y de los 47 municipios calificados, los que tienen perspectiva negativa o en revisión son: Guadalajara, Coatzacoalcos, Manzanillo, Tlaquepaque, Durango, Ixtapaluca, Mexicali, Acapulco, Benito Juárez (Cancún), Sultepec, Tuxpan, Zapotlán el Grande, Coacalco, y Naucalpan.
 
Y aunque estos gobiernos tratan de corregir sus desequilibrios, aclaró Urióstegui, esas medidas no representan una solución a largo plazo y sólo van a postergar el problema.
 
Más aún, Urióstegui anticipó que en un plazo de hasta tres meses Moody’s de México podría tomar más acciones de calificación entre los gobiernos locales que actualmente presentan perspectiva negativa o se encuentren en revisión para posible baja.
 
Sin embargo, sostuvo que los recientes casos de incumplimiento no representan un riesgo mayor para el gobierno federal el cual, destacó, ya ha confirmado su política de no rescatar a estados y municipios.
 
La débil disciplina fiscal, en combinación con el incremento de gastos operativos, fue lo que produjo el fuerte deterioro en las finanzas de muchos estados y municipios, aunque son casos específicos, precisó.
 
La deuda a corto plazo y el crecimiento de las cuentas por pagar, explicó, fueron el principal instrumento de financiamiento que utilizaron estos estados y municipios para suplir los déficits registrados.
 
Y en algunos casos lo que generó el incumplimiento fue la falta de liquidez o recursos para cumplir con sus obligaciones, y en otros la incapacidad para refinanciar esos mismos cortos plazos.
 
En los últimos cinco años, precisó, se incrementaron los déficits de estados y municipios, y en ello el periodo electoral de 2012 representó una presión extraordinaria, lo que pudo contribuir a generar los eventos recientes de morosidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios