12 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

¿Sabes qué es síndrome de dispraxia? Tu hijo podría padecerlo

En la mayoría de los casos afecta el desarrollo y el aprendizaje.

Los principales factores de riesgo son el consumo de sustancias tóxicas de la madre durante el embarazo. (Consuelo Javier/SIPSE)
Los principales factores de riesgo son el consumo de sustancias tóxicas de la madre durante el embarazo. (Consuelo Javier/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Sabes qué es síndrome de dispraxia? Tu hijo podría padecerloCompartir en Twiiter ¿Sabes qué es síndrome de dispraxia? Tu hijo podría padecerlo

Teresa Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El síndrome del niño torpe lo ocasiona una lesión traumática; sin embargo, uno de cada 10 infantes diagnosticados con dispraxia tuvo factores de riesgo como consumo de sustancias tóxicas de la madre durante el embarazo, nacimiento prematuro y antecedentes familiares.

En la mayoría de los casos afecta el desarrollo y el aprendizaje, y en los bebés, no puede gatear, se le dificultad aprender a usar tazas y utensilios, comentó Karen Hennesy, psicoterapeuta.
Señaló que a los primeros síntomas, los padres deberán estar en alerta para iniciar un diagnóstico y tratamiento.  

También te puede interesar: ¿Sabes cuál es el síndrome del niño sacudido?

Manuel N tiene siete años, desde hace dos fue diagnosticado con dicho padecimiento, en un principio, comentó Anabel N, su madre, lo regañaba porque no podía amarrarse las agujetas y en general tenía falta de coordinación y lentitud para realizar movimientos.

De acuerdo con las estadísticas de este padecimiento, 80% se da en niños varones. Son pequeños que presentan dificultades en realizar deportes, no les es fácil andar en bicicleta y su desarrollo frente a lugares públicos les deja estrés y ansiedad, pues temen a no ejecutar alguno de sus movimientos.

“Una amiga de la familia me llevó con el neurólogo para que le realizaran pruebas, y fue cuando conocimos la enfermedad"

Habilidades como abrocharse la agujeta parecen tan difíciles para un niño con esta afección, causando en ellos frustración. 

Para un diagnóstico certero, es el neurólogo y otras disciplinas como psicólogo especialista en motricidad, además de terapeuta de lenguaje, quienes después de varias pruebas determinarán si el menor padece dispraxia, con base en la historia física y mediante algunos exámenes de aprendizaje.

Para Anabel, que su hijo fuera mal visto en público o en la familia, la estresaba mucho, en ocasiones optaba por no salir de casa para que no se burlaran de él. 

“Una amiga de la familia me llevó con el neurólogo para que le realizaran pruebas, y fue cuando conocimos la enfermedad, desde entonces, Manuel lleva terapia de lenguaje y de motricidad que le han ayudado mucho”, dijo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios