24 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

“Es algo que nadie te puede contar, tienes que vivirlo”

Abraham Levy esta a punto de terminar travesía por el oceáno de España a Cancún.

El remador mexicano, Abraham Levy. (Facaebook)
El remador mexicano, Abraham Levy. (Facaebook)
Compartir en Facebook “Es algo que nadie te puede contar, tienes que vivirlo”Compartir en Twiiter “Es algo que nadie te puede contar, tienes que vivirlo”

Agencia 
CANCÚN, Q. Roo.-  El remador mexicano Abraham Levy, se dijo preparado para enfrentar cualquier adversidad que la naturaleza le depare antes de llegar a Cancún, destino que marcará el fin de su viaje a través del Océano Atlántico, al estar a tres mil 800 kilómetros de travesía. 

“El campeón mundial de remo quizá no podría hacer lo que hago, puesto que no está preparado para enfrentar tanto tiempo, en soledad. Yo diría que es un 20 por ciento la cuestión física y un 80 la preparación mental”, detalló.

De acuerdo con Notimex, a  finales de octubre, a bordo de “Cascarita” partió de España con destino a México, en una ruta similar a la que emprendiera Cristóbal Colón, pues “de alguna manera somos lo que somos porque a alguien se le ocurrió hacer esa ruta”.

Apoyo para preservar el Arrecife Mesoamericano

La aventura se gestó a lo largo de seis años y, además de estar fundamentada en una meta que se trazó desde la infancia, representa la oportunidad de apoyar la preservación del Arrecife Mesoamericano, a través de donaciones que recibe por cada kilómetro que avanza.

Desde pequeño estuvo en contacto con el deporte, aunque representar a su país en alguna competencia en remo o natación, de cualquier categoría, no le hace especial ilusión “llegar más rápido que el de al lado, no me aporta, no me llena”.

Experiencias durante el viaje

En Navidad enfrentó su más difícil prueba, a 71 días de emprender el viaje recordó con mayor tranquilidad los momentos de tensión vividos por culpa de vientos de más de 140 kilómetros por hora y de una intensa lluvia, mismos que propiciaron que su embarcación se volcara por completo.

La travesía ha tenido sus altas y sus bajas, pero las anécdotas que ha pasado y los paisajes de los que ha disfrutado “es algo que nadie te puede contar, tienes que vivirlo”.

En 10 días espera llegar a la isla de Antigua para realizar algunas reparaciones eléctricas y aproximadamente, en dos meses, por fin volver a casa.

Por último, externó los motivos por los que decidió hacer en solitario este prolongado viaje, que implica 12 horas de remo diarias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios