16 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Hay 126 mil nuevos pobres en Q. Roo

Las personas que viven en pobreza extrema son las que no pueden cubrir al 100% ninguna de sus necesidades.

Las personas adultas subsisten recolectando cualquier material que puedan vender por kilogramo. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Las personas adultas subsisten recolectando cualquier material que puedan vender por kilogramo. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Hay 126 mil nuevos pobres en Q. RooCompartir en Twiiter Hay 126 mil nuevos pobres en Q. Roo

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Cada hora surgieron siete nuevos pobres en Quintana Roo del 2010 al 2012, cinco de ellos en condiciones de pobreza moderada y dos en pobreza extrema, de acuerdo con el último estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El estado ocupa el segundo lugar después de Nayarit en el caso de pobreza, y el tercer lugar en pobreza extrema, atrás de Colima y Nayarit.

Para el Coneval, las personas en pobreza moderada son aquellas que pueden cubrir sólo algunas de sus necesidades de canasta básica, salud, educación, vestido, transporte o vivienda, pero no todas.

En el ramo de la pobreza extrema entran aquellas personas que no pueden cubrir al 100% ninguna de sus necesidades.

Actualmente Quintana Roo tiene 563 mil personas en pobreza (moderada y extrema), es decir, 126 mil más que en 2010 (91 mil 600 moderados y 34 mil 600 extremos).

De acuerdo con los datos estadísticos del Coneval, por día surgieron en Quintana Roo 125 pobres moderados y 47 pobres extremos, contando Benito Juárez con el 26% aproximadamente de todas las personas en situación de pobreza del estado, es decir, 146 mil 380 personas.

Entre las alarmantes cifras se encuentra la señora Paula Palomo Aguilar, una mujer de 69 años de edad que ante la imperante situación económica en la que vive, subsiste recolectando latas y cualquier material que pueda ser vendido por kilogramo, logrando una ganancia promedio de 50 pesos diarios por ocho horas de caminata bajo el sol o la lluvia, según se presente el clima.

En el humilde hogar de doña Paula, ubicado en la Región 219, vive con su hija, Laura, la cual tiene 45 años de edad y se dedica al trabajo de limpieza en una modesta oficina, donde percibe un salario de dos mil 600 pesos mensuales, sueldo que en épocas como esta, donde hay vacaciones, deja de existir, pues al no laborar las personas de la oficina en donde trabaja, se ve obligada a tomar vacaciones forzadas sin goce de sueldo, aunque como ella dice, afortunadamente no tiene que pagar renta, pues en otros tiempos donde las “vacas flacas” no abundaban, logró hacerse de su hogar.

A pesar de que la situación, asegura, no es tan apremiante como podría parecer, se llena en sobremanera de preocupación por su hija de 21 años de edad, Neftalí Cajún, quien realiza trabajos de medio tiempo para costear sus estudios universitarios, teme que en algún momento su pequeña no pueda continuar con su carrera.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios