23 de Enero de 2018

Quintana Roo

Cuesta $500 mil su solución para volver a oir

Niños del CRIM necesitan de un implante coclear, sin embargo no cuentan con apoyo para realizar la operación.

El implante coclear es una ayuda tecnológica para el tratamiento de determinado tipo de sordera. (Foto de Contexto/Internet)
El implante coclear es una ayuda tecnológica para el tratamiento de determinado tipo de sordera. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Cuesta $500 mil su solución para volver a oir Compartir en Twiiter Cuesta $500 mil su solución para volver a oir

Dafne Camacho/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Niñas y niños que tienen sordera son llevados por sus padres al Centro de Rehabilitación Integral Municipal (CRIM), para recibir terapias de lenguaje.

Algunos ya cuentan con auxiliares auditivos, pero su rehabilitación no refleja mejoras, ya que su médico les diagnosticó que la única opción es que les realicen implantes cocleares.

Llegan con una esperanza 

Hay personas que llegan con la esperanza de que con terapias de lenguaje sus hijos puedan comunicarse con ellos, sin embargo, algunas veces sus auxiliares auditivos no les funcionan por la gravedad de sordera que presentan; tal es el caso de una niña de cinco años a quien se le ha ido incrementando el volumen de sus aparatos sin mostrar mejoría, pero a pesar de esto continúa acudiendo a rehabilitación.

Laura lleva a su hijo sordo de cuatro años al CRIM, desde hace dos meses, para que le enseñen a comunicarse con lenguaje de señas, en este tiempo se le han practicado pruebas y no escucha, por lo tanto, no puede hablar.

Los médicos que lo han atendido en el Seguro Popular les dijeron que para que escuche necesita un implante coclear, que sólo en la Ciudad de México puede hacerse.

Su única esperanza: una operación de 500 mil pesos 

Enviaron una carta a la presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia Municipal (DIF), en donde solicitaron apoyo, y recibieron una respuesta positiva; no se puede ayudar en el procedimiento y requisitos para que se lleve a cabo la operación. 

El costo es cercano a los 500 mil pesos, la única opción que les queda, dice, es llevarlo a una escuela de educación especial para que les enseñen, al niño y a ellos, el lenguaje de señas.

Cuando los aparatos ya no les sirven, se practica un examen que determina la pérdida auditiva y la magnitud de ésta, en caso de ser necesario cambiarlos se registran en la lista de espera.

El único apoyo que tiene el CRIM es por parte de la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública del Estado de Quintana Roo, que a su vez la recibe de fundaciones de iniciativa privada.

El implante coclear es una ayuda tecnológica para el tratamiento de determinado tipo de sordera, de acuerdo con la Federación de Asociaciones de implantados Cocleares de España. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios