18 de Octubre de 2018

riviera-maya

Se olvidan de las estrellas de mar

Con el lema “No hay cielo sin estrellas” se lanzó una campaña de protección hacia la especie.

Mientras que en algunos países las estrellas de mar son organismos, en México se venden como adornos. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Mientras que en algunos países las estrellas de mar son organismos, en México se venden como adornos. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook Se olvidan de las estrellas de marCompartir en Twiiter Se olvidan de las estrellas de mar

Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Hasta 25 años tienen algunos vendedores ambulantes y comerciantes del primer cuadro de la ciudad en Cozumel vendiendo estrellas de mar y conchas de caracol, estos últimos organismos marinos protegidos, no así las estrellas marinas.

Especialistas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en la ínsula dieron a conocer el 19 de junio que en los destinos turísticos de México se comercializan unas 40 mil estrellas de mar al año con una media de 200 ejemplares por punto de venta.

La venta de estas estrellas como adornos para turistas, es la causa principal de su declive. En países como Colombia y Brasil ha sido incluida en libros de fauna amenazada, en México no es así.

Campaña de protección

La denuncia en redes sociales por semanas de la manipulación de estrellas marinas en Cozumel provocó que la Conanp, a través de la dirección de Parque Marino Arrecifes de Cozumel y con apoyo del ayuntamiento, organice una campaña de concientización para evitar que sean tocadas y extraídas del agua.

Con el lema “No hay cielo sin estrellas” se lanzó la campaña el 19 de junio. Al evento no acudieron representantes de la Profepa o Semarnat.

Vendedores no son multados

El sábado vendedores de estrellas de mar dieron a conocer que las veces que los representantes del área de fiscales de la Tesorería Municipal se acercan a ellos es solo para solicitar permisos de operación.

Un comerciante dijo que tiene 25 años vendiéndolas sin problemas y que esta actividad es su única fuente de ingresos. Añadió que otros vendedores tienen 10, 15 o 20 años en similares condiciones y nunca han sido molestados por autoridades federales ambientales.

La mayoría no cuenta con un permiso para la venta de conchas de caracol y las estrellas. “Ya tenemos proveedores fijos. Siempre no vende y hasta la fecha no hemos tenido problemas”, respondió uno de los ambulantes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios