25 de Septiembre de 2018

Chetumal

Ironías de la vida: combate incendios y se quema su casa

El fuego le arrebató a Don Nahúm Álvarez, de 74 años, su único patrimonio: su humilde vivienda.

Aspectos del incendio reciente donde el septuagenario perdió su vivienda. (Archivo/SIPSE)
Aspectos del incendio reciente donde el septuagenario perdió su vivienda. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Ironías de la vida: combate incendios y se quema su casaCompartir en Twiiter Ironías de la vida: combate incendios y se quema su casa

Juan Palma/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Su labor es combatir el fuego, y precisamente un incendio forestal le arrebató su único patrimonio: su humilde vivienda. Don Nahúm Álvarez, de 74 años de edad, pide asilo a sus vecinos para pasar la noche. En el siniestro, el septuagenario perdió sus prendas de vestir, documentos personales dentro de las que se encontraba su tarjeta del programa Setenta y Más de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Ahora, no puede cobrar el apoyo de 526 pesos de manera bimestral. 

"Don Nahúm se ve obligado a pedir asilo a sus vecinos para pasar la noche".

Debido a esta situación pide el apoyo de las autoridades correspondientes para dotarlo del material necesario para reconstruir de nuevo su vivienda.

El afectado, de oficio velador de las oficinas de la alcaldía de Majahual e integrante del comité de incendios forestales de ese poblado, dijo que el pasado viernes tres de mayo, aproximadamente a las tres de la tarde, se encontraba en su domicilio, localizado en la calle Anguila, Manzana siete Lote siete de la colonia Kilómetro 55  de la comunidad de Majahual.

En ese momento, se percató de que el techo de su vivienda empezaba a quemarse al ser alcanzada por el incendio forestal que en ese momento ardía a escasos 25 metros de su domicilio y de la gasolinera de la población.

Al notar esta situación, con una bomba de agua intentó sofocar el fuego; sin embargo, el viento avivó las llamas dejándolo sin tiempo de sacar sus pocas pertenencias y documentos personales.

Tras perder su casa, el afectado junto con su hijo Saúl Sánchez Domínguez de 40 años de edad, se han visto obligado a pedir asilo a sus vecinos para pernoctar durante el fin de semana. Por ello pide a las autoridades correspondientes le brinden la ayuda necesaria, para reconstruir su casa y para cobrar su apoyo económico de la Sedesol.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios