19 de Julio de 2018

Quintana Roo

¿Sabes si padeces el síndrome visual informático?

El síndrome visual informático afecta a entre el 70 y 90 por ciento de quienes usan por tiempo prolongado la computadora. (Contexto)
El síndrome visual informático afecta a entre el 70 y 90 por ciento de quienes usan por tiempo prolongado la computadora. (Contexto)
Compartir en Facebook ¿Sabes si padeces el síndrome visual informático?Compartir en Twiiter ¿Sabes si padeces el síndrome visual informático?

Agencia
CANCÚN, Q, Roo.- Pasar mucho tiempo frente a la pantalla puede hacer que tus ojos sufran; si sientes que te arden y te cuesta enfocar, entonces es probable que seas uno de los afectados por el síndrome visual informático. 

Este síndrome puede afectar a cualquiera que pase tres o más horas al día frente al monitor de la computadora y la población en riesgo es potencialmente grande. Alrededor del mundo, hasta 70 millones de trabajadores corren el riesgo de padecer síndrome visual informático y es posible que la cantidad aumente, informa el portal web del periódico Excélsior. 

En un estudio acerca de este padecimiento por el Medical Practice and Reviews, se presenta una lista de profesionales en riesgo: contadores, arquitectos, banqueros, ingenieros, controladores aéreos, diseñadores gráficos, periodistas, académicos, secretarias y estudiantes, quienes “no pueden trabajar sin la ayuda de la computadora”.

También te puede interesar: Apagar la computadora es cosa del pasado; ‘lo de hoy’ es esto...

Los estudios indicaron que entre 70 y 90 por ciento de las personas que usan la computadora durante mucho tiempo, ya sea para trabajar o jugar, tienen uno o más síntomas del síndrome visual informático. 

Se puede experimentar visión doble y borrosa, así como ardor, comezón, sequedad y ojos rojos, lo que en conjunto puede afectar al desempeño laboral.

Es más difícil enfocar

Una razón por la que el problema es tan generalizado es que, a diferencia de las palabras impresas en una hoja que tienen bordes bien definidos, los caracteres electrónicos, conformados por píxeles, tienen bordes borrosos, lo que provoca que para los ojos sea más difícil enfocar. 

Sin que nos demos cuenta, estos intentan descansar constantemente cambiando su foco a un área detrás de la pantalla, y este constante cambio de la pantalla al punto de relajación provoca tensión y fatiga ocular.

Otro efecto que no es consciente es la frecuencia de parpadeo reducida, que puede provocar sequedad y ojos irritados. En lugar de una frecuencia normal de 17 o más parpadeos por minuto, al trabajar ante la pantalla, el parpadeo a menudo se reduce a unas 12 o 15 veces por minuto.

Además, hay otros problemas. La distancia de la cabeza a la pantalla y su posición en relación con ella son también factores de riesgo importantes. Para proporcionar a los ojos una distancia cómoda para enfocar, la pantalla debe estar a unos 50 o 70 centímetros del rostro. Cuanto más cerca estén los ojos del monitor, es más difícil enfocar.

Recomendaciones

Del mismo modo, cuando se mira hacia el frente, los ojos deben estar al nivel del borde superior del monitor. El Departamento de Oftalmología de la Universidad de Pensilvania aconseja que el centro del monitor esté unos 10 o 20 centímetros debajo de los ojos para minimizar la sequedad y el picor, para así reducir la superficie de exposición de los ojos, ya que no están totalmente abiertos. La distancia también permite que el cuello permanezca en una posición más relajada.

La iluminación o el brillo inadecuados también son otro problema. El contraste es crítico y se logra mejor con escritura negra sobre fondo blanco. La pantalla debe ser más brillante que la luz ambiental.

Aunque la prevención es lo más importante, si ya tienes síntomas de síndrome visual informático, hay maneras de reducirlos o eliminarlos. Los oftalmólogos sugieren apegarse a la regla “20-20”: cada 20 minutos, toma 20 segundos de descanso y mira hacia una distancia de unos cinco metros.

Parpadea tanto como sea posible de manera consciente para mantener la superficie ocular bien lubricada. Para combatir mejor la sequedad, los ojos rojos y la irritación dolorosa, usa gotas lubricantes para ojos varias veces al día. También puedes reducir el riesgo de ojos secos evitando que el viento te sople en la cara y usando un humidificador para añadir humedad al aire de la habitación. 

Cuidados de  los ojos en verano

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que los problemas oculares como irritaciones, conjuntivitis y otras infecciones incrementan 20% durante el verano, aseguraron especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En la época vacacional, los ojos están expuestos a ciertos riesgos, derivados principalmente de los rayos ultravioletas, los baños en el mar y en albercas, estos provocan el desarrollo de infecciones en los ojos, por lo cual se recomienda proteger los ojos de los rayos del sol.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios