21 de Septiembre de 2018

“Steve Jobs” retrata la complejidad con sencillez

Los diálogos se basan en hechos reales y están bien cuidados para mantener ésa sensación.

“Steve Jobs” aspira con descaro a los Oscar, en parte con veladas imitaciones a las triunfadoras del año pasado. (Contexto/Internet)
“Steve Jobs” aspira con descaro a los Oscar, en parte con veladas imitaciones a las triunfadoras del año pasado. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook “Steve Jobs” retrata la complejidad con sencillezCompartir en Twiiter “Steve Jobs” retrata la complejidad con sencillez

Por Rafael R. Deustúa

El teatro es más personal que el cine, la actuación directa, la cercanía a los actores influye, pero sobretodo el tenerlos en un escenario cerrado da una especial intimidad que rara vez sentimos con el cine. Hay excepciones, como “Birdman” el año pasado y ahora “Steve Jobs”, donde el director Danny Boyle ofrece un gran retrato del líder de la industria tecnológica.

“Steve Jobs” no tiene un argumento propiamente dicho, la narración se centra en los momentos previos a tres presentaciones de producto cruciales de Jobs que sirven de escenario para mostrar sus virtudes y defectos como persona, en particular respecto a la relación con su hija y unas pocas personas cercanas a él. Con comentarios aparentemente casuales, el contenido de los mismos diálogos o resúmenes de prensa nos enteran de la evolución de Apple y guiñan algunos mitos alrededor de la marca.

También te puede interesar: Se agotan boletos de medianoche para Star Wars en Cancún

Los diálogos se basan en hechos reales y están bien cuidados para mantener ésa sensación, que es lo que diferencia a ésta pélícula del anterior intento de filme biográfico y coloca a los guionistas a medio camino entre literatos y periodistas en su representación de la realidad. Lo que vemos en pantalla se percibe como si estuviéramos presentes en el camerino de Jobs.

Para completar la sensación tenemos la sencillez de tomas de Boyle, quien evita los encuadres dramáticos (como una toma desde el piso o techo) pero aún así nos involucra apoyado en el buen trabajo de sus actores, la musicalización y un manejo del sonido impecable. Elementos menos obvios, como una fotografía sutil y la caracterización de los personajes por medio del maquillaje y vestuario completan un trabajo redondo.

Pocas películas de éste año han ofrecido tan buenas actuaciones como el duelo entre Michael Fassbender y Kate Winslet; él es Jobs y ella Joanna Hoffman, mercadotécnica de Apple y una de las pocas personas capaces de confrontarlo. En principio es difícil aceptar al poco expresivo Fassbender pero conforme revela al personaje su trabajo profundiza, apoyado por la intensidad constante de Winslet, quien ayuda a redondear la imagen de Jobs con las charlas y discusiones que sostienen.

En los secundarios tenemos a Seth Rogen, sólido como Steve Wozniack, Jeff Daniels como John “el hombre que despidió a Steve Jobs” Sculley y Michael Stuhlbarg, como Andy Hertzfeld, todos ellos con un gran desempeño y el director de casting ganó un aplauso con la selección de Makenzie Moss, Ripley Sobo y Perla Haney-Jardine como Lisa, la hija de Jobs.

“Steve Jobs” aspira con descaro a los Oscar, en parte con veladas imitaciones a las triunfadoras del año pasado, pero sobretodo por una excelente factura que sobresale por otros filmes del año.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios