21 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Tala ilegal y el tráfico de madera: difícil de controlar

La madera está en el centro del valor, pero tiene productos secundarios.

La madera está en el centro del valor, pero tiene productos secundarios. (Licety Díaz/ SIPSE)
La madera está en el centro del valor, pero tiene productos secundarios. (Licety Díaz/ SIPSE)
Compartir en Facebook Tala ilegal y el tráfico de madera: difícil de controlarCompartir en Twiiter Tala ilegal y el tráfico de madera: difícil de controlar

Licety Díaz/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La tala ilegal de los bosques es un problema difícil de meter en cintura, leyes estrictas en algunos países hacen que la madera de origen ilegal se esté trasladando a mercados menos regulares y el crimen organizado cada vez tenga mayor presencia en los bosques, de acuerdo al más actual análisis sobre la tala ilegal y el tráfico de madera.

La información se dio a conocer en la Décimo Tercera Reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, en donde más de 40 científicos de la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO por sus siglas en inglés) que se encuentra en 125 países.

También te puede interesar: Asalto y robo hormiga golpean al 35% de las empresas en Q. Roo

Evaluaron los impactos directos, indirectos y acumulativos en lo social, económico, político y ambiental en el tema, se estima que la tercera parte de la madera tropical comercializada mundialmente proviene de la conversión ilegal de los bosques.

Producción de madera

Hay evidencia que la producción de madera ilegal por parte de productores informales crece a pequeña escala, por falta de conocimiento de las leyes, derechos de tenencia confusas o tarifas excesivas.

“Las regularizaciones existentes no son suficientes para contrarrestar el tráfico mundial de madera de origen ilegal, la delincuencia forestal, incluyendo la criminalidad empresarial y la tala ilegal, representa hasta 152 millones de dólares cada año, más que toda la ayuda al desarrollo en conjunto”, dijo Erik Solheim, director ejecutivo de la Organización de Naciones Unidas en el sector ambiental.

La producción de madera ilegal crece a pequeña escala.

La madera está en el centro del valor, pero tiene productos secundarios como los plantíos de aceite de palma y la ganadería, hay herramientas para trabajar la problemática, pero falta la voluntad política para detenerlo y que la ciudadanía defienda más los bosques, por lo que es importante que tenga más información la gente y ayudar a los productores por medio de plataforma de negocios, añadió.

En algunas partes del mundo ya existen aplicaciones tecnológicas para rastrear el destino de los productos maderables de la cadena de suministros de los concesionarios, además de códigos de barra y ADN, Brasil es un ejemplo de estas buenas practicas, sin embargo, debe existir mejor gobernanza en los bosques a nivel mundial.

Aproximadamente el 86% de los bosques del mundo es de propiedad pública, pero en muchos casos la tenencia de la tierra no es clara o está en conflicto, al mismo tiempo mil millones de personas en el mundo dependen de los bosques para su alimentación y fuente de ingreso sostenible.

Comerciales mundiales

Son 74 países importadores y exportadores de madera tienen su código, de ellos solo seis de América Latina, México, Argentina, Brasil, Chile, Perú y Ecuador, estas naciones además de ejercer buenas practicas, pero algunos de ellos también incurren en los flujos comerciales mundiales de madera en rollo y madera aserrada con alto riesgo de ilegalidad por parte del exportador e importador.

Paolo Omar Cerutti, experto global forestal de la IUFRO, comentó que en el continente latinoamericano destacan en esta ilegalidad Brasil, Perú, Bolivia y Colombia, en el caso de México es elogiado a nivel mundial por el buen manejo de los bosques.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios