23 de Septiembre de 2018

Chetumal

Temperaturas altas culpables del 'estrés vespertino'

Entre las 11 y 17 horas del día las ondas de calor provocan cambios de conducta en las personas que se exponen a la radiación solar.

Se recomienda que las personas lleven consigo al menos un litro de agua, ropa clara y algo para cubrirse del sol, como una sombrero, gorra o sombrilla. (Harold Alcocer/SIPSE)
Se recomienda que las personas lleven consigo al menos un litro de agua, ropa clara y algo para cubrirse del sol, como una sombrero, gorra o sombrilla. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Temperaturas altas culpables del 'estrés vespertino' Compartir en Twiiter Temperaturas altas culpables del 'estrés vespertino'

Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q.Roo.- Personas de todos los grupos etarios son candidatas a sufrir “estrés vespertino” e irritación del sistema nervioso como consecuencia directa a la exposición de la radiación solar o islas de calor que ocurren el 25% del día, es decir, durante seis horas consecutivas. El presidente del colegio de Médicos en Quintana Roo, Francisco Javier Lara Uscanga, advierte que el calentamiento global, resultado de la mano del hombre, es culpable del comportamiento e irritabilidad de la conducta del ser humano; la misma vaporización del asfalto hace un segundo frente de ataque a la temperatura corporal de las personas.

Las últimas 72 horas, tres días, las temperaturas alcanzaron 42 grados centígrados, de acuerdo con boletín meteorológico. El andar a la intemperie entre las 11 horas y las 17 horas del día, es razón suficiente para que las ondas de calor irrumpan en la conducta humana, alterándola a tal grado de llegar a la irritabilidad. Este se considera el primer frente que golpea el cuerpo humano.

El segundo en mención, proviene del vapor que emana del asfalto, techos de lámina de automóviles y lloviznas esporádicas que fluctúan en dirección vertical, de abajo hacia arriba. Por consiguiente, una persona interactúa en todas direcciones con las altas temperaturas.

La pérdida o falta de líquidos en el cuerpo implica mayor estrés por las inadecuadas condiciones atmosféricas a las que se expone una persona. Aún cuando prevalece la costumbre por un entorno cálido, el andar bajo temperaturas promedio de 40 grados es perjudicial para el organismo, dice.

La inestabilidad emocional, malestar y cefalea (migraña)  se observa en menores de 12 años de edad y adultos mayores; por su metabolismo requieren mayor ingesta del vital líquido para aminorar los golpes de calor.

El calentamiento global se consideraba en antaño como una fábula, pero la devastación de selvas y bosques, aumento de unidades automotrices y como resultado más gases emanados, han ocasionado alteraciones en la atmósfera terrestre y brusquedad en el clima.

En zonas urbanas abundan en la actualidad las conocidas islas de calor, el exhorto principal es evitar la exposición humana por largos periodos de tiempo y consumir líquidos en grandes cantidades, pues podría resultar en deshidratación, cáncer en la piel, desmayos, entre otras consecuencias.

Cada persona debería llevar consigo al menos un litro de agua, sombrero, ropa clara, para que la conducta no sea similar a la locura o que el cuerpo “choque internamente”, puntualizó Lara Uscanga.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios