23 de Septiembre de 2018

Chetumal

Restauranteros viven las primeras señales de la temporada baja

Como cada año, la industria gastronómica de la zona costera de Calderitas sufre una recaída por las lluvias.

La  temporada baja y la de lluvias son la causa principal del cierre temporal de al menos 25% del total de restaurantes. (Harold Alcocer/SIPSE)
La temporada baja y la de lluvias son la causa principal del cierre temporal de al menos 25% del total de restaurantes. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Restauranteros viven las primeras señales de la temporada bajaCompartir en Twiiter Restauranteros viven las primeras señales de la temporada baja

Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q.Roo.- La franja de restaurantes ubicada en la zona costera de la alcaldía Calderitas, Laguna Milagros, en el municipio Othón P. Blanco, e incluso los de la Laguna de Bacalar, mantienen expectativas negativas a la captación de utilidades derivado de las lluvias en el sur de la entidad. Éste será el inicio también de su temporada baja de ventas en el año, previendo algunos el cierre de cortinas temporal para evitar el pago de gastos fijos.

El presidente de la Integradora de Servicios Turísticos de Calderitas, Apolinar Gómez Cruz, explica que, como cada año, la industria gastronómica enfocada en pescados y mariscos sufre una recaída al momento de llegar la temporada de lluvias pues la afluencia de comensales decrece repentinamente. Los más afectados prefieren “bajar cortinas”.

Al menos en esta área turística prevalecen 26 restaurantes que por tradición son conocidos por las familias locales. En el caso de Laguna Milagros, ubicada geográficamente en el poblado Huay-Pix, subsisten a duras penas 11 restaurantes, mientras que en la zona costera de la Laguna de Bacalar son otros 30 negocios.

Para todos ellos el panorama es el mismo: cese de llegada de comensales y ventas promedio de hasta 20% al cierre semanal.

Lo anterior deriva en que algunos de ellos, los que poseen la propiedad del local, prefieran otra actividad productiva y con ello evitar el ahogamiento y endeudamiento en el pago de renta, energía eléctrica, salarios, agua potable e impuestos municipales y estatales por concepto de licencias de funcionamiento.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Bacalar, Nicanor Piña Ugalde, asemeja el mismo escenario para los 34 restaurantes de ese destino turístico local durante siete meses del año: precariedad para el sector restaurantero.

La conocida temporada baja y la de lluvias son la causa principal del cierre temporal de al menos 25% del total de restaurantes, con reactivación durante el último bimestre del año.

Resta esperar que los días soleados espontáneamente generen la llegada de clientes, dice.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios