21 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Arriesgan hasta la vida por tener cuerpazo

Instructores chapados a la antigua desmienten recetas milagrosas que se dan hoy en los gimnasios.

Expertos apuntan que hoy algunas personas siguen recetas poco saludables a cambio de tener un cuerpo musculoso.  (Harold Alcocer/SIPSE)
Expertos apuntan que hoy algunas personas siguen recetas poco saludables a cambio de tener un cuerpo musculoso. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Arriesgan hasta la vida por tener <i>cuerpazo</i>Compartir en Twiiter Arriesgan hasta la vida por tener <i>cuerpazo</i>

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.-  Tener un cuerpo atlético es una moda que lleva años vigente y quienes la asumen en ocasiones no miden consecuencias con tal de atraer las miradas ajenas, para lo cual al menos en Chetumal los gimnasios se multiplicaron de manera importante. En muchos de estos se ofrecen fórmulas que pueden cambiarte la vida o, en un descuido, arrebatártela.

Los primeros instructores en la capital del estado, como Manuel Acosta Loría y Armando Collí Méndez, reconocen que existe un crecimiento desmedido de gimnasios, pero estos no son el problema, sino las dietas sugeridas por los instructores, los excesos en los suplementos alimenticios, la ingesta de anabólicos, esteroides, e incluso, medicamentos destinados para animales, usados por jóvenes.

Dieta de campeones

“Hace 30 años el único vitamínico permitido era el Protoliber y se podía adquirir en una farmacia, no en veterinarias. Nuestros anabólicos eran 100% naturales y consistían a base de atún, toneladas diría yo, hígado de res y las claras de huevo, hasta 20 claras de huevo al día, en licuados o cocidos, solo las claras” dijo Acosta Loría.

Ejercicio en proporción

Agregó que el músculo crece cuando está en reposo, por lo que es una falacia acudir al gimnasio seis días a la semana para mejores resultados. Lo ideal es hacer ejercicio durante una hora y 30 minutos cada segundo día.

Por su parte Collí Méndez indicó que en la actualidad existen muchas sustancias prohibidas, incluso auto-recetadas, que en tres meses inflan a los jóvenes y, en ocasiones por no tener dinero para adquirirlas, las remplazas por sustancias diseñadas para animales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios