18 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Acusan a pepenador de explotación de menores

Paga 100 pesos semanales a niños de entre ocho y 12 años, por separar de la basura los objetos que pueden ser reciclados.

Los menores laboran como pepenadores en un predio ubicado en la colonia Santa Ana en la Región 235. (Hugo Zúñiga/SIPSE)
Los menores laboran como pepenadores en un predio ubicado en la colonia Santa Ana en la Región 235. (Hugo Zúñiga/SIPSE)
Compartir en Facebook Acusan a pepenador de explotación de menores Compartir en Twiiter Acusan a pepenador de explotación de menores

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Niños de entre ocho y 12 años laboran como pepenadores en la colonia Santa Ana en la Región 235 de la ciudad. Fueron reclutados por una persona identificada solamente como “Amador”, sin embargo, vecinos del lugar denunciaron que el “negocio” fue vendido al “señor Manríquez”.

En la citada colonia existe un predio que es utilizado como basurero clandestino, el anterior dueño, “Amador”, colocaba todos los desechos que recolectaba en distintos puntos de la ciudad por 20 pesos por casa, comentan vecinos.

Al depositar los desperdicios en su predio, niños de la colonia llegaban para separar la basura, colocando todos los objetos que podían ser reciclados para su posterior venta por parte de “Amador”. Los menores recibían un pago de 100 pesos semanales por pepenar la basura, siendo en ocasiones llevados a bordo del camión recolector para ayudar con el levantamiento de la basura, de acuerdo con habitantes del lugar.

Una vecina del lugar, quien pidió el anonimato, señaló que sus dos hijos, menores de los 14 años, fueron abordados en su momento por “Amador”, quien les ofreció los 100 pesos semanales, pero que si entre la basura encontraban objetos de valor, podría pagarles hasta 100 pesos diarios.

Hace un mes aproximadamente, el predio cambió de dueño, ahora el “señor Manríquez” se ostenta como el propietario, y según la denuncia de los vecinos de la zona, éste continúa con el negocio que inició “Amador”.

En la entrada del predio, el “señor Manríquez”, suponen habitantes colindantes, colocó un letrero que advierte se trata de una propiedad privada y dejó un teléfono celular para quienes necesiten informes sobre el lugar, sin embargo, dicho número se encuentra apagado, pues las llamadas entran de forma directa al buzón de voz después de que Novedades de Quintana Roo intentara contactarlo en diversas ocasiones.

Por su parte, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) indicó que ya se tiene el reporte sobre el caso, para lo cual personal del DIF hará una visita personal para verificar la denuncia. En primera instancia comprobarán las edades de los niños involucrados para investigar si tienen los años suficientes como para laborar con la autorización de los padres.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios