20 de Agosto de 2018

Riviera Maya

Viven en condiciones precarias

Casi tres mil personas se dedican a la industria constructora en el municipio, y los albañiles son los más vulnerables.

Los albañiles tampoco cuentan con nada que les garantice un trabajo estable, que el lugar donde laboran sea seguro, o en el caso de que ocurra un accidente, que sus jefes paguen los gastos médicos. (Rossy López/SIPSE)
Los albañiles tampoco cuentan con nada que les garantice un trabajo estable, que el lugar donde laboran sea seguro, o en el caso de que ocurra un accidente, que sus jefes paguen los gastos médicos. (Rossy López/SIPSE)
Compartir en Facebook Viven en condiciones precarias Compartir en Twiiter Viven en condiciones precarias

Rossy López/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- Los trabajadores de la industria de la construcción viven con la paradoja de construir grandes edificios, hoteles y casas de interés social para otras personas, pero ellos no tienen una vivienda propia o un lugar digno donde habitar, según el último ejercicio censal.

Las cifras revelan que el 49.3% de los albañiles de la localidad cuenta con una morada construida con materiales resistentes en paredes y techos, y pisos con recubrimiento; mientras que el 50.7% habita en viviendas precarias. Así lo aseguró el director de Desarrollo Económico, Víctor Maas Tah.

El funcionario comentó que en el noveno municipio, alrededor de tres mil personas se dedican a realizar actividades relacionadas con la construcción, como albañiles, arquitectos, ingenieros, etcétera, y sin embargo, los primeros son los más vulnerables.

De acuerdo con los números arrojados por el último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), seis de cada 10 albañiles en Tulum, no cuentan con la prestación de seguridad social.

Manifestó que de acuerdo con informes de los dirigentes del sindicato de la Confederación de los Trabajadores de México (CTM), muchos de ellos laboran de forma eventual, es decir que se les contrata por un determinado tiempo, incluso pueden ser horas y, obviamente, esta labor no queda registrada.

“Hay personas a las que sólo las emplean para hacer un trabajo pequeño, como subir una barda”, asegura Carlos González Cámara, albañil y contratista.

Esta situación se refleja generalmente, en toda la localidad; aquellos que acuden a un sitio para construir casas habitación, comercios o edificios de otra índole no realizan actividades que les garanticen un empleo estable, un lugar seguro para laborar, y mucho menos, en caso de que ocurra algún accidente, el pago de los servicios médicos de forma externa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios