19 de Septiembre de 2018

Opinión

64 años de dermatología

En un día como ayer pero de 1949 se inauguró el edificio que albergaría al dispensario antileproso y a la unidad de dermatología del hospital O´Horán.

Compartir en Facebook 64 años de dermatologíaCompartir en Twiiter 64 años de dermatología

En un día como ayer pero de 1949 se inauguró  el edificio que albergaría al dispensario antileproso  y a la unidad de dermatología del hospital O´Horán,  proyecto  que respondía  a la necesidad de un mejor control de la lepra que en esa época aún no tenía un tratamiento curativo, así como a la necesidad de brindar una atención especializada a las enfermedades de la piel, pues la dermatología apenas comenzaba a considerarse una especialidad. Este proyecto estuvo impulsado por el visionario  Dr. Edgardo Medina Alonzo que había recibido entrenamiento dermatológico en  Cuba, por lo que el Dr. Medina Alonzo puede ser considerado el  iniciador de la Dermatología yucateca. Años después la Unidad Dermatológica y el dispensario se fusionan y tienen como su primer director al Dr. Carlos Reyes Cícero, quien con su sólida formación recibida del Dr.  F. Latapí  en México, actualiza los  conceptos y la práctica de la Dermatología en Yucatán; estuvo en este cargo hasta su muerte en 1978, en que  es ocupado por otro discípulo del Dr. Latapí, el Dr. Álvaro Vivas Arjona, que tiene el mérito de mantener activo al Centro pese a la incomprensión de los funcionarios de salud de esa época. El Dr Vivas  es sustituido en el 2000 por la Dra. Nixma Eljure López, quien fue directora hasta  el  2006  en que es relevada por el que esto escribe.

El Centro Dermatológico en la actualidad es un hospital con muchas carencias, pues este edificio de 64 años solo ha recibido “manitas de gato” en este lapso y la población a la que atiende ha aumentado de manera muy importante, prueba de ello es la larga cola que se forma desde  la madrugada para recibir una ficha de consulta, ya que la capacidad física y humana han sido rebasadas desde hace años, por lo que muchos pacientes no pueden recibir  la atención que se merecen y demandan.

La Dermatología  es una especialidad mediáticamente de perfil bajo, no puede competir en este rubro con la salud mental o la atención materno infantil y por eso  es poco apoyada; su carta fuerte por muchos años fue la lepra, pero ésta  con los tratamientos curativos actuales ya está  “en peligro” de extinción en México, aunque  no hay que olvidar que los ricos, pero sobre todos los pobres, sufren del agobio del acné, el impacto a la autoestima  por el vitiligo o la psoriasis, el daño solar que envejece la piel y que también puede producir cáncer o las micosis profundas que pueden mutilar y matar;  estas enfermedades y otras más que padecen  pacientes de Yucatán y del sureste   merecen ser tratadas con todos los beneficios que en la actualidad brinda la Dermatología moderna. Por éstas y 25 mil razones más  que anualmente se atienden en el Centro Dermatológico de Yucatán, debería  ser rescatado y actualizado para ponerlo a la altura del entusiasmo de su esforzado personal que   mucho hace con poco.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios