23 de Septiembre de 2018

Opinión

A las alturas y más allá (2)

Algo más sofisticado son los rascacielos que permitirán a los habitantes de los pisos superiores tener una vista hasta el mar.

Compartir en Facebook A las alturas y más allá (2)Compartir en Twiiter A las alturas y más allá (2)

 

Crecen y crecen los edificios en Mérida. Ya se ven a lo lejos las prometedoras  jaulas con la ropa que se seca al sol, modulante paisaje algodonero mecido por la brisa. 
 
Me platicaba hace una semana el señor Idiosincrasio Puc, astrónomo aficionado, que se espera un alza en la venta de telescopios porque, como bien dice: ­­al estar más alto, más cerca del cielo, se aprovecha mejor la prestación de los lentes para observar la bóveda celeste. Y animado anticipa clubes de aficionados astrológicos en los techos de las construcciones aprovechando que habrá menos obstáculos visuales. 
 
Pero no falta quien sospecha que una vez visto Marte, Júpiter, la Luna y Saturno por enésima vez, la dirección de las largas vistas se dirija hacia la zona interior de los departamentos, ya sea para apreciar el bronceado de la juvenil muchacha del piso de enfrente o el ondular de una calzonera tropical a la orilla de las albercas.
 
Cosa digna de mención es que habrá edificios donde la sala y terraza propia del departamento coincidan justo con el inmueble de enfrente,  lo que anticipa algunos cambios en la relación con la parentela. Se sabe de familias que han comprado unidades en esta modalidad. De esta manera en lugar de salir del hogar para hacer una visita al pariente,  mediante el uso correcto de la tecnología y desde su terraza, podrán saludarlo usando el móvil o señales luminosas con led.
 
Algo más sofisticado son los rascacielos que permitirán a los habitantes de los pisos superiores tener una vista hasta el mar, hay quien incluye Cuba, y podrán apreciar el fenómeno del equinoccio en Dzibilchaltún desde la comodidad de su sala. Lo anterior se entiende hasta que otra torre, más alta, más arriba, más fuerte, bloquee la visión y a cambio les presente toallas puestas a secar, o en el mejor de los casos, hormigón y cristales.
 
“Parapente y asociados”, una empresa innovadora y sofisticada, ofrecerá vuelos dirigidos desde Altabrisa a Uaymitún, y ya  tramita ante la SCT un corredor para el uso del espacio aéreo de estas inteligentes alas voladoras. Finalmente habrá en los techos de las lujosas edificaciones letreros agradeciendo atentamente a los usuarios se abstengan de saltar al vacío en caso de desilusiones amorosas o tragedias personales.  Vaya biem.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios