24 de Septiembre de 2018

Opinión

A recuperar el prestigio de la política

Más allá de esas y otras interpretaciones, este nuevo Consejo del PAN yucateco tiene una enorme oportunidad y responsabilidad.

Compartir en Facebook A recuperar el prestigio de la políticaCompartir en Twiiter A recuperar el prestigio de la política

Sin menoscabo de los inconvenientes propios de un proceso electivo que por lo demás requiere -como toda actividad- mejoramiento del método, ha llegado a buen término la asamblea estatal del PAN yucateco que renovó su Consejo Local y seleccionó sus propuestas para su similar nacional. 

Afines o malquerientes de esa organización política daremos paso al análisis de lo acontecido. Respetables todos ellos -los análisis- en tanto la libertad de pensamiento y de expresión. Como es natural para lo que sucede en una organización de interés público algunos preferirán -con certeza o sin ella- comentar desde la intensidad de aplausos hasta de grupos o personas que resultaron con más o menos adhesiones. 

Lo cierto es que el proceso ha concluido sin rupturas ni escándalos. Y esto es de aquilatarse.

Más allá de esas y otras interpretaciones, este nuevo Consejo del PAN yucateco tiene una enorme oportunidad y responsabilidad. En un México que durante mucho tiempo ha vivido en una cultura antidemocrática, de la corrupción y la impunidad, pocos han escapado de lo que algunos han definido como el paso de una sociedad de “los presos políticos a los políticos presos”. Presos de una cultura de la política desprestigiada, lo cual muchas veces ha tenido sustento.

En ello está la oportunidad y el reto panista. Presentarse combativo, dialogal, creativo y generador de una política que proponga soluciones concretas a los problemas de la comunidad desde sus principios doctrinales.

Acabar con la percepción de que los políticos sean vistos como una casta inútil que todo lo complica y alarga.

Después de este primer  buen paso, es deseable que el nuevo Consejo panista, con inteligencia, rectitud de propósito y cohesión, contribuya a darle contenido a la política y recuperar su prestigio. Y vaya que hace falta: la política no es asunto de reflectores, sino de reflexión.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios