14 de Diciembre de 2018

Opinión

Abuxapqui quiere adelgazar

El paciente elimina parásitos y toxinas por obligada prescripción médica, pero no es suficiente, ya que Eduardo Espinosa Abuxapqui...

Compartir en Facebook Abuxapqui quiere adelgazarCompartir en Twiiter Abuxapqui quiere adelgazar

El paciente elimina parásitos y toxinas por obligada prescripción médica, pero no es suficiente, ya que Eduardo Espinosa Abuxapqui como próximo alcalde capitalino pretende intensificar el tratamiento para purificar aceleradamente un organismo que rompió récord de obesidad y triglicéridos, convirtiéndolo en migraña permanente y agravio para miles de familias. Y el futuro presidente municipal no tiene de otra sopa.

El ayuntamiento capitalino de Othón P. Blanco quedó en ese estado deplorable por la irresponsabilidad y excesos al por mayor de su “clase política”, y ahora se apostó por quien ya ocupó la silla y que tiene tablas políticas y administrativas, ausentes del todo en el actual edil, Carlos Mario Villanueva Tenorio.

Muchos esperan que Abuxapqui haga milagros, y otros tantos apuestan a su fracaso, aunque en algunos predomina el escepticismo y el beneficio de la duda. Lo cierto es que todo está en el abandono: basura, transporte público, lotes baldíos, seguridad pública, deportes, campo, zoológico…

Podar e incluso talar la burocracia es vital para los planes de Abuxapqui, adelgazando en más del 30 por ciento la plantilla de los altos mandos para compactar áreas, ahorrando en la renta de oficinas donde se gasta cada año 3.5 millones de pesos.

En tales términos habló Abuxpaqui ayer en SIPSE Café (95.3 FM), advirtiendo de entrada que “requiero poner orden, ya que hay mucha gente que no hace nada y se la pasa en su oficina esperando que les den tareas”.

Más de un regidor se sentirá aludido con esta advertencia, pero para su fortuna los destinatarios son burócratas de todos los niveles que fueron plantados en áreas intrascendentes, por el simple placer de cobrar y estorbar.

Otro asalto en farmacia de Chetumal

Otra farmacia fue blanco de la delincuencia en Chetumal. Una empleada fue sometida por un hombre robusto, apoderándose de dos mil pesos, latas de leche y 150 paquetes de cigarrillos. La empleada vivió una experiencia aterradora a plena luz del día.

Se trata de un ilícito que es cada vez más frecuente en la capital del estado, y que debe obligar al reforzamiento de los patrullajes para abatir estos golpes de la delincuencia que encuentra condiciones óptimas para su labor criminal. Recordemos que las variantes delictivas incluyen el robo de cajeros automáticos y los robos en escuelas e iglesias, incluyendo robos de autos en plazas comerciales y cristalazos en cualquier calle.

Para las autoridades no son delitos de alto impacto, pero son indicadores del avance de la delincuencia en una capital que se está acostumbrando a esta situación indeseable, aunque nos queda el consuelo de que están mucho peor en otras ciudades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios