20 de Septiembre de 2018

Opinión

Acomodaticios en las listas plurinominales

Quiero creer que el propósito de los diputados de la X Legislatura local fue bueno, sano, y que lo sucedido después se trató nada más que de un imponderable atribuible a la naturaleza de los gobiernos...

Compartir en Facebook Acomodaticios en las listas plurinominalesCompartir en Twiiter Acomodaticios en las listas plurinominales

Quiero creer que el propósito de los diputados de la X Legislatura local fue bueno, sano, y que lo sucedido después se trató nada más que de un imponderable atribuible a la naturaleza de los gobiernos y su afán enfermizo por la simulación. Pero la verdad es que pienso que desde que se concibió, ya venía amañado. 

En el proceso electoral de Quintana Roo, los partidos políticos tienen varios desafíos simultáneos, se ha instalado hacia la percepción electoral con una lista de actores, en ristra, de candidatos de todos los colores para beneficiarlos como diputados de representación plurinominal, unos con designios concretos y, otros, que arrastran la ristra de manera tortuosa.

Hay designios en las pluris comandados bajo la tolda opositora de no muy buena carta de presentación, entre otras razones, porque el proceso de la repartidera del pastel dejó todo un dejo de desastre al interior de la bandería aurinegra.

Lo otra razón es la que deriva de la guerra intestina que con obedientes y renegados se ha desarrollado entre sí, porque sus huestes se pelean sin cuartel, por lo que enrareció la autenticidad sin la vía de lograr entendimientos dentro y fuera y, con lo que finalmente, van con nuevos amigos para tratar de imponerse sobre sus competidores tricolores.

Esto es lo que procura la pregunta: ¿si tendrán fuerzas propias para lograrlo? o si basta lo que dijo en Cancún el tilde nacional, Jesús Zambrano Grijalva, en su discurso triunfalista: “ya ganamos”, o si podrán más con el reto que intermitentemente lanzan como premeditada provocación: “Que el PRI les tiene miedo”. 

Aunque al contrario las opciones se vean reducidas, lo primero que han hecho a paso del fracaso es tomar el control de las palancas de mando en dualidad con el PAN, con amigos cercanos, colaboradores suyos y de familiares, los que han pasado a ocupar posiciones plurinominales en sus agrestes territorios.

Pero no basta estar en la olla, sobre todo si está bien tiznada. Se hace indispensable intentar una alianza con el sector sobreviviente, de lo cual la bipolaridad es emblemática con compañeros ajenos y correligionarios despistadosen la ruta.

Una alianza de facto como es la promovida por el PAN y PRD en el estado, y ahora se acompañen con un aflojamiento intestino –en determinadas condiciones– con lo que han intenta-do apretar más duro en contra de la dirección opositora o intentan dividirla, al negociar con unos y arremeter contra los que se resistan a cesar la denuncia de ilegitimidad. 

Ésta es una nueva situación para la oposición a la cual se le ha planteado un sendero espinoso, más por los caminos donde va la maquinaria tricolor, les implicaría serios problemas si no limpian los escombros del tiradero que han dejado. 

Al intentar en sus inicios mantener, e incluso profundizar, las políticas de alianza implantadas por sus tildes nacionales, al PAN y PRD se les complicó el cuadro con estancamiento y con la escasez de credibilidad, con una coalición sitiada por los mismos correligionarios y desechada por decisión del tribunal electoral federal.

Otros cuestionan las excesivas cadenas de mando en el armadijo opositor, el tema de la impugnación electoral que la misma oposición introdujo en el congelador del Tepjf y, para colocar en la cúspide de la opinión, la escasez política por la que atraviesan.

La reunión con el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva, puso de manifiesto que busca contar con un nuevo interlocutor desinteresado e impoluto, para debatir, entenderse y plantear las salidas estratégicas para derrotar al PRI.

Las declaraciones triunfalistas de su principal vocero, y las reuniones con otros grupos que vienen en camino bajo las variables perceptivas de pesimismo u optimismo. Lo que les ha tocado en su aciago vivir, está signado inexorablemente por un realismo equívoco al que llegan unos y otros por la fuerza de los hechos pasados, a lo que ahora les hace muecas con estimaciones improvisadas y fuera de toda realidad.

El perfil místico y triunfalista que cree fulgurar reiterativamente hacia la parada comicial la nave opositora, está haciendo aguas por todos lados debido a la acumulación de los enormes conflictos intestinos que los asfixian.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios