18 de Febrero de 2018

Opinión

Adiestramiento militar, ¿decisión civil?

Las fuerzas armadas han participado en ejercicios navales y militares en diversos países, algo que quizás ignoran los legisladores.

Compartir en Facebook Adiestramiento militar, ¿decisión civil?Compartir en Twiiter Adiestramiento militar, ¿decisión civil?

Una mañana de julio de 1994,  nos despertó en el Batallón de Infantería de Marina de Fusileros Paracaidistas, en la ciudad de México, un alboroto en el patio principal. Un grupo de marinos, en traje de deporte, eran bañados a manguerazos tras finalizar la primera actividad del día, acondicionamiento físico, que incluía el paso por la pista del infante y los primeros saltos desde una torre.

Se trataba de la enésima generación de paracaidistas, un curso que la Primera Compañía de Fusileros Paracaidistas fue a tomar en el Fuerte Sherman en Panamá, en 1976, y tras mejorarlo lo siguió impartiendo en México al personal naval, incluidas mujeres, que salían portando orgullosos sus boinas negras e insignias en el pecho. 

Hoy, los “chutas” forman una fuerza de élite, que constituye la reserva estratégica del alto mando de la Armada de México para operaciones de alto impacto y reacción inmediata. Posteriormente, en 2001, se crearon los primeros grupos de Fuerzas Especiales, en el Golfo y otro en el Pacifico, destinados a misiones en apoyo a las entonces nuevas Fuerzas de Reacción Anfibias.

Pero, regresemos al tema del adiestramiento militar. Desde 1987, oficiales de Infantería de Marina y del Ejército fueron enviados a Guatemala a efectuar el Curso Internacional de Adiestramiento y Operaciones Especiales Kaibil, considerados las fuerzas especiales mejor entrenadas de América Latina. Durante ocho semanas eran sometidos a un adiestramiento rudo, de sobrevivencia en condiciones extremas en la selva del Petén guatemalteco llamada "El infierno", por sus 38 grados de temperatura. Al egresar recibían la boina púrpura (color de la sangre) y el parche negro-amarillo (colores que en la piel de un ofidio indican la letalidad de su veneno) que los acreditaba como kaibiles. 

Paralelamente, las fuerzas armadas mexicanas han participado en ejercicios navales y militares en diversos países, conscientes de que la preparación es de vital importancia para quienes tienen la responsabilidad de velar por la seguridad interior y defensa exterior del país, y ahora su incursión en el combate a la delincuencia organizada.

Todo esto parecen ignorarlo los legisladores que integran las comisiones de Defensa en el Congreso federal, ya que, ante el próximo envío de observadores militares a Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, una senadora pidió al Presidente informe al Senado sobre el nuevo envío de personal de las Secretarías de Defensa y de Marina en las 12 misiones a las que anunciaron asistirán. Incluso, dijo que promoverá se llame a comparecer a los titulares de esas dependencias para que expliquen el proceso de participación de México en esas misiones

Y esto es una constante, ya que, por lo general, ponen trabas al envío de tropas mexicanas al extranjero para su preparación en conjunto con las de otras naciones. ¿Cómo, entonces, podemos tener un Ejército preparado, eficiente y a la vanguardia en tecnología bélica si no se facilita su adiestramiento?

Anexo “1”

Las “Alertas”

Como parte del adiestramiento del personal naval, la Marina realizaba cada año –hasta finales de los 80– sus Operaciones "Alerta" en Puerto Cortés, Baja California Sur (Pacífico) y en San Luis Carpizo, Campeche (en el Golfo de México). 

Se trataba de ejercicios navales que incluía buques de guerra, unidades de Infantería de Marina y aeronaves. El ejercicio final, un desembarco con fuego real, coronaba el esfuerzo de poco más de un mes en que almirantes, capitanes, oficiales, clases y marinería forjaban el espíritu de cuerpo. Participamos, en 1986, en una de las última Alertas en Carpizo, que ahora es el Centro de Capacitación y Adiestramiento Especializado de Infantería de Marina. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios