Admiración y respeto

Lo valioso de una relación es arriesgarnos a expresar abiertamente nuestros deseos, intenciones, sentimientos y valores.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

“La magia de la buena relación humana es la poderosa habilidad para construir relaciones en un clima de respeto, confianza, armonía y cooperación”.- Anónimo

Según la jerarquía de las necesidades básicas establecida por Abraham H. Maslow, la de “pertenencia y afecto” está presente  para enriquecer nuestra vida. Sentirnos conectados con los demás y con nosotros mismos es lo que motiva muchas de nuestras acciones: formar una familia, crear grupos de amigos, pertenecer a un equipo deportivo, a alguna buena empresa, unirnos a alguna asociación altruista o apostólica, etc., etc.

Actualmente las redes sociales son muy populares, ya que a través de ellas expresamos vivencias y emociones, dándonos la oportunidad de compartir e intercambiar diferentes opiniones. Es cierto que abrirse implica exponerse. Por eso, muchas personas evitan relacionarse o lo hacen superficialmente por miedo a la vulnerabilidad.

Sin embargo, lo valioso de una relación es arriesgarnos a expresar abiertamente nuestros deseos, intenciones, sentimientos y valores. Todos necesitamos sentirnos apreciados, respetados, admirados y ser parte de “algo”.

Las relaciones que establecemos en la vida se dan por la necesidad de sentir afecto y ofrecerlo a los otros.

Pertenecer a algún lugar y/o a un grupo reafirma nuestra identidad y nos ofrece respeto y admiración fortaleciendo nuestro autoconcepto, autoimagen, y autoestima, al darnos un lugar frente a los demás. Esta necesidad se satisface cuando nos sentimos [email protected], [email protected] y [email protected] por quienes compartimos experiencias, ideas, valores y creencias.

Por otra parte, hay personas que equivocadamente llenan esta necesidad de reconocimiento gritando, maltratando a los demás y haciendo “escándalos”, otras con excentricidades para sentirse “importantes”. Hay quienes adoptan el papel de víctimas, incluso también hay quienes inventan enfermedades para asegurarse cuidados y apapachos.

Podemos obtener el reconocimiento constructivo y auténtico con actividades que nos hagan evolucionar para bien propio y de la comunidad. Hay muchas formas positivas para que nuestro paso por esta vida tenga un sentido y un buen propósito contribuyendo al crecimiento armonioso de la sociedad.

Revisemos cómo estamos llenando esta necesidad.

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

Cargando siguiente noticia