22 de Mayo de 2018

Opinión

Afrontar los miedos

El valiente es la que, a pesar de sus miedos, emprende la acción y 'se la juega'.

Compartir en Facebook Afrontar los miedosCompartir en Twiiter Afrontar los miedos

Atrévete a hacer las cosas que siempre has temido; cuando las hagas, tus temores habrán desaparecido.-  Ralhp Waldo Emerson    

Para alcanzar nuestras metas y desarrollar nuestro potencial hay que estar dispuestos a aguantar la “incomodidad” de hacer cosas que dan miedo hacer. ¿Qué hace la mayoría cuando aparece una situación desconocida o un nuevo reto? Tendemos a  hacernos a un lado por temor, que es una estrategia de perdedores, pues por no afrontar el miedo, no logramos el éxito.

El valiente es la que, a pesar de sus miedos, emprende la acción y “se la juega”. 

¿Alguna vez has estado [email protected] o [email protected] antes de intentar una nueva actividad? ¡Yo sí! Creo que todos nos hemos sentido paralizados por el temor en algún momento de nuestra vida; es parte de la naturaleza humana. 

Cada quien tiene un umbral de temor distinto; lo que asusta a una persona puede tener poco o nada de impacto en otra. Para algunos es aterrador hablar en público o comenzar un nuevo empleo, otros temen pedir instrucciones, concertar una cita o hablar con un superior. 

Cuando hablo de miedo, no me refiero a riesgos físicos que puedan causarnos daño o poner en peligro la salud como lanzarnos en paracaídas o darse un clavado desde “La Quebrada” en Acapulco. Me refiero a desafíos que se presentan en el camino del crecimiento personal, que nos causan temor pero que sabemos que es necesario afrontar y superar para salir avante en la vida. 

Todos tenemos una zona de confort donde nos sentimos bien y seguros. Son las cosas rutinarias, que se hacen sin mayor esfuerzo, actividades como hablar con los amigos,  con compañeros de trabajo o llevar al cabo las labores que ya dominamos. 

Cuando se tienen que afrontar experiencias y desafíos que se encuentran fuera de la zona de confort, puede suceder que el corazón palpite con más fuerza, las manos suden u otras somatizaciones desagradables aparezcan porque internamente surgen las preguntas: ¿podré manejarlo?, ¿se burlarán de mí?, ¿haré el ridículo? 

Si uno se retrae por causa de los temores, paga un precio muy alto: 

• Disminuye la autoestima 
• Se experimentan impotencia y frustración 
• Se sabotea el camino al éxito 
• Se vive una vida mediocre y aburrida

¿Vale la pena pagar ese precio por evitar el temor y la ansiedad a corto plazo? La verdad es que no, pues se pierde el sabor de la vida; también la oportunidad de desarrollar los talentos y disfrutar los logros. 

¡Ánimo! hay que aprender a vivir!M

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios