16 de Agosto de 2018

Opinión

Agradecimiento

La femineidad de mamá me llevó a identificarme con mi sexualidad, amar y respetar la virilidad de papá con su firmeza y calidez en el trato con su mujer.

Compartir en Facebook AgradecimientoCompartir en Twiiter Agradecimiento

El agua en sí no tiene forma. Toma la forma de la vasija que la contiene. El ser humano cuando niño es igual que el agua.- Anónimo

¡Agradezco que mis padres fueron una mujer y un hombre identificados con su sexo! Este hecho natural me dio la oportunidad de una infancia y niñez sanas. Gracias a esa realidad mi adolescencia y adultez, es decir, mi vida ha sido… ¡BUENA! 

Poco a poco entendí que mis padres se complementaban para vivir mejor. Aprendí a AMAR, que como verbo indica acción. En mi experiencia: papá, mamá, mis hermanos y yo aprendimos a convivir y a compartir, amándonos. 

Con palabras pero más con hechos aprendí lo bueno que es el valor de decir la verdad, de respetar los espacios, la jerarquía y la importancia y valía de cada uno de nosotros; así como la disciplina para respetar los tiempos de los quehaceres, la diversión y el descanso; la higiene, para estar sanos y lucir mejor; a pedir y ofrecer las cosas con cortesía y buenos modos. Aprendí a pedir perdón cuando consciente o inconscientemente perjudico a otra persona y también aprendí  que hay que pensar antes de hablar y de actuar. Todo esto, a veces, con la mirada reprobatoria de mamá y la palabra firme de papá marcando el camino correcto.  

Aprendí a cuidarme y a cuidar de otros con amor y voluntad de servicio de acuerdo con lo que oí tantas veces en casa: “Obras son amores y no buenas razones”. Aprendí la honradez: “Nunca tomes lo que no es tuyo, eso es robar”. Lo más importante para mí, al paso del tiempo, ha sido cómo mamá y papá vivieron y me enseñaron: amar a Dios, agradecer y respetar al prójimo. 

La femineidad de mamá me llevó a identificarme con mi sexo y mi sexualidad integralmente y admirar, amar y respetar la virilidad de papá con su firmeza y calidez en el trato con su mujer y sus hijos, traducido en comprensión y paciencia. 

En las grandes diferencias entre hombre y mujer está el equilibrio y la armonía que preserva la continuidad de la humanidad y de la familia natural. Pensemos, recordemos, defendamos la familia como Dios la creó, para ayudarnos mutuamente y lograr una vida plena y fructífera.   

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios