18 de Octubre de 2018

Opinión

Agridulce de los derechos humanos

Mucho trabajo está por hacerse, además de las tareas cotidianas, pero esa labor no es privativa de autoridades y organismos de Derechos Humanos.

Compartir en Facebook Agridulce de los derechos humanosCompartir en Twiiter Agridulce de los derechos humanos

La “cumbre mundial de los Derechos Humanos” celebrada en Mérida del 8 al 10 pasados dejó un sabor agridulce, en lo que a las prerrogativas del ser humano se refiere.

Lo agrio: reafirmar que la pobreza extrema es el meollo de los conflictos que enfrentan todos los países que pueblan el planeta, originando el horror de las guerras, el narcotráfico y la violencia en sus distintas formas y ocasionando el enfrentamiento de hermanos contra hermanos.

Lo dulce: unificar criterios para que los 53 países que integran el Comité Internacional de Coordinación de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos adopten y apliquen la “Declaración Mérida”, durante los próximos 15 años, para lograr que en el orbe entero reluzca el respeto por los derechos de hombres y mujeres, de acuerdo con el resultado de los trabajos realizados en la Decimosegunda  Conferencia Internacional del mencionado organismo y lo convenido… Y desde luego, la convivencia que sin importar la barrera del idioma hizo renacer el compañerismo, la solidaridad, la amistad, en medio de la belleza de nuestro Estado y su excepcional gastronomía.

Es importante decir que los anfitriones fueron: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con la coadyuvancia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, y destacar todas las facilidades otorgadas por el Gobierno del Estado.

Mucho trabajo está por hacerse, además de las tareas cotidianas, pero esa labor no es privativa de autoridades y organismos de Derechos Humanos, ¡no!

Esa tarea lo involucra también a usted, a todos y cada uno de las y los integrantes de la sociedad para eliminar lo agrio que impide el efectivo goce de los Derechos Humanos y dar paso a través del entendimiento y la razón al respeto pleno a la dignidad de hombres y mujeres como premisa única para convivir en un mundo de paz.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios