Al mal tiempo, buena cara

Seguimos esperando, al igual que lo hacen los habitantes de Kanasín que a diario batallan con calles en las que parece que hubo un bombardeo.
|

Con mucha incertidumbre se inicia el año para el comercio organizado que ante las reformas en materia fiscal teme recibir más perjuicios que beneficios, a la vez que la ciudadanía en general comienza  a sentir en carne propia el aumento a diversos impuestos, comenzando con el doble aumento a las gasolinas en enero y el aumento del precio del transporte foráneo por el cobro del 16% de impuesto al valor agregado.

Para terminarla de amolar, las fuertes lluvias que se registraron con motivo de la entrada de un frente frío ocasionan la aparición de numerosos baches en toda la ciudad, que para los transeúntes se refleja en un peligro adicional al hecho de que numerosas calles del Centro Histórico de Mérida quedan resbalosas con las lluvias de modo que muchos se han dado su buen azotón, mientras las aceras siguen repletas de ambulantes a pesar de que se dijo que en enero serían retirados, lo que al parecer será cuando finalice el maratón “Guadalupe-Reyes”.

Seguimos esperando, al igual que lo hacen los habitantes de Kanasín que a diario batallan con calles en las que parece que hubo un bombardeo por los baches que se convierten en verdaderas lagunas.  A pesar de todo lo anterior, la vida sigue y los mexicanos y en especial los yucatecos sabemos sobreponernos a las adversidades, de modo que al mal tiempo buena cara y adelante.