18 de Noviembre de 2018

Opinión

Amor y política

He conocido a muchas esposas de políticos y debo decir que son mujeres leales y valientes.

Compartir en Facebook Amor y políticaCompartir en Twiiter Amor y política

Pues sí, hoy es 14 de febrero, día de San Valentín, del amor y la amistad. ¡Qué lindo!, ¿no? Hay quien dice que el amor es lo que mueve al mundo. ¿Será que eso también mueve a la política? Bueno, el amor al dinero y al poder sin duda, pero yo pensaba más en cómo ese concepto se ha convertido en parte de la imagen de los políticos.

Alguna vez, uno de ellos me preguntó cómo debía ser su novia, pensando en el perfil que queríamos proyectar. Otro afirmaba que ya le urgía casarse para tener el cuadro de la familia perfecta. La realidad es que muchos asesores, demasiados para mi gusto, hacen de este tema un asunto tan superficial como decidir si usar bigote o no. 

A mí me parece un asunto tan personal, que mis respuestas en esos casos fueron: tu novia debe ser la que tú quieras y deberías casarte cuando quieras. Sin embargo, dichas preguntas me han hecho pensar si en la política hay cabida para ese sentimiento, a pesar de que casi todos están casados. Porque ya no es novedad leer en las noticias que tal diputado/senador tuvo un hijo con alguien que no es su esposa. ¿Entonces dónde está el amor?

He conocido a muchas esposas de políticos y debo decir que son mujeres leales y valientes, mire que andar haciendo campaña durante un mes para después volver a su rutina no es cosa fácil; sin embargo, creo que no son reconocidas. ¿Cuántos políticos acostumbran ir a los eventos acompañados de sus esposas? Es más, me ha tocado ver que mandan a la señora unas filas más atrás de su esposo. Y ni qué decir de las novias, ellas ni figuran en el panorama.

Es una contradicción: ansían tener a una mujer a su lado para tener el cuadro perfecto, pero al mismo tiempo las relegan. Yo siempre les pregunto por qué nunca van acompañados de sus esposas, por ejemplo, a un Informe. La respuesta casi siempre es la misma: no se acostumbra. Bueno, quizá se deban empezar a cambiar las costumbres.

El amor es un sentimiento, no un accesorio, que este día nos sirva para reflexionar al respecto.
En otros temas, ahora sí que el paso a desnivel debe estar deprimido con la noticia de que el alcalde no descarta la posibilidad de cerrarlo.

Díganme mal pensada, pero creo que esa sería la solución fácil, es como decir que el gobierno priista no sirvió, echémosle tierra, cancelemos su obra y olvidemos que existió. Está claro que no fue la mejor obra, que se inunda a la menor oportunidad, que ha estado cerrada y en reparación mucho tiempo y que en realidad no es una vialidad en la que se ahorre mucho tiempo, ya que los automovilistas circulan incluso más despacio, pero ya es parte de la ciudad y como tal se tiene que atender. 

Pero en esta guerra partidista ya no se sabe cuál opinión de los expertos es la real.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios