21 de Octubre de 2018

Opinión

Andrés Manuel, el próximo Donald Trump de México

Breve análisis: Hace poco un legislador de la fracción del PRD Emiliano Ramos decía...

Compartir en Facebook Andrés Manuel, el próximo Donald Trump de México Compartir en Twiiter Andrés Manuel, el próximo Donald Trump de México

Breve análisis: Hace poco un legislador de la fracción del PRD Emiliano Ramos decía y argumentaba el aumento al predial a un sector de Puerto Morelos que paguen más los que más tienen una frase sin duda populista y eso es un grave error porque con estas políticas tributarias no se alienta a una sociedad responsable, quienes pagan poco impuesto exigen pocas cuentas al gobierno por los servicios que recibe, se trata de un círculo perverso de conformismo que no ayuda a la formación de una ciudadanía vigorosa y demandante,  ni a la creación de gobierno más eficaces y responsables. 

Se trata de una condena histórica esa frase que pague más quien más gana a dado más poder a los partidos y poderes facticos, al impedir que unos no paguen se imposibilita que haya más gasto social además de que restringe el empoderamiento de la sociedad lo importante no solo es que haya más ingreso sino también una corresponsabilidad aun de aquel que paga poco porque cuando la gente paga al margen del monto se siente empoderado para exigir cuentas a su gobierno así que es muy importante para nuestro legisladores  ser más responsables en su forma de legislar y no usar frases tan trilladas que no abonan  a esta incipiente democracia y que sin embargo sacan raja política

Dos populistas ansiosos de poder, uno ya es presidentes de Estados Unidos, el otro en eterna gira proselitista ser presidente de México.

Mesiánicos ambos, Uno multimillonario, el otro misteriosamente sin problemas de dinero.

Uno y otro cultivan con singular alegría un discurso de odio. En su mundo del blanco y negro, nada como demonizar para presentarse como campeones de la pureza. Pero en ese discurso Donald Trump ha sido mucho más inteligente que Andrés Manuel López Obrador. Sus enemigos fueron externos y, además, muchos ni siquiera votaron en las elecciones estadounidenses.

Una de sus frases trilladas, la “mafia del poder”, es tan vaga como poco efectiva. Las peleas de López Obrador no son con entes externos, sino incluso con antiguos aliados. Igual un Miguel Ángel Mancera que uno de sus hermanos, como muchos miembros de su expartido, el PRD, pasan a ser repudiados cuando en sus palabras han caído en la traición. 

La lealtad que exigen ambos es absoluta o no es. Entrar al círculo íntimo implica sumisión. Basta ver a un Martí Batres como alter ego de AMLO o, todavía más denigrante, a un Chris Christie hoy súbdito de Trump.

Trump navego sólo para efectos prácticos a su propio partido. A la deriva, López Obrador ha buscado alianzas en sectores tan políticamente apestados como los sectores magisteriales más radicales, cosechando más enemigos entre los muchos que los repudian. Mientras que el neoyorquino busco impresionar y gano, el peje abre escuelas patito ansioso por mostrar sus credenciales populistas.

A medida que pasa el tiempo, Trump consiguió ser presidente de Estados Unidos, mientras que López Obrador su hunde en su propio marasmo populista sin embargo todo puede pasar en el 2018.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios