21 de Abril de 2018

Opinión

Año nuevo, gobierno nuevo

Con el año nuevo, hagamos un ejercicio para ver cuáles deberían ser los propósitos de nuestros políticos.

Compartir en Facebook Año nuevo, gobierno nuevoCompartir en Twiiter Año nuevo, gobierno nuevo

Con el año nuevo, hagamos un ejercicio para ver cuáles deberían ser los propósitos de nuestros políticos.

Primero el gobernador, quien inició el año con nuevo gabinete, integrado con personas que conocemos bien, unos muy criticados y otros muy respetados. El asunto es que muchos son herencia de la administración pasada, lo que contrasta con el intento de desmarcarse de su antecesora. Lo importante va a ser que este equipo de trabajo adopte la forma de gobernar de RZB y se logre una percepción, basada en la realidad, de que las viejas prácticas han quedado atrás, como el derroche y los gastos innecesarios. Su propósito, y reto principal, deberá ser mantener un gabinete que siga y mantenga su forma de gobierno, bajo la línea de la austeridad, los compromisos cumplidos y la eficiencia al gobernar.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Mérida debería ponerse como propósito asumir su postura de autoridad y dejar sus prácticas de oposición. Debe innovar, ir más allá de mantener el buen nivel de los servicios públicos que ya se tenían con César Bojórquez y darle a la ciudadanía algo más para que piensen que no son nada más buenos administradores, sino que también saben gobernar. Vienen dos grandes oportunidades: el aniversario de la ciudad y el carnaval.

Ahora bien, nunca en esta columna había tocado el tema de los diputados, simplemente porque no hay nada qué decir… así de gris está esta Legislatura. Heredaron la práctica de que ningún diputado pueda figurar, excepto el líder de la bancada, como en la legislatura anterior, con la diferencia de que Mauricio Sahuí es un político carismático con un objetivo claro y con el poder de consenso que al final permitió que todos tuvieran su tema y su momento. Este Congreso, aunque tiene cartas jóvenes, atractivas y bien aceptadas entre la ciudadanía, como Mauricio Vila, Jorge Sobrino, Francisco Torres y Gonzalo Escalante, no ha logrado despegar. Su propósito debería ser, pues, hacer algo.

Y finalmente hablemos de los ayuntamientos, que deberían ponerse como propósito capacitarse para ser buenos administradores y gobernantes. Pasa en muchos municipios que el que llega a la presidencia no tiene idea de qué hacer, razón por la cual luego terminan con deudas que no pueden pagar, embargos y la poca aceptación de la ciudadanía. Es más, ese propósito debería ser compartido e impulsado por los partidos políticos, que pareciera que los dejan solos, inclusive durante la campaña: si no eres municipio prioritario, no me preocupo por ti.

Nosotros también tenemos un papel importante en el estado. Debemos proponernos ser buenos ciudadanos, no fomentar la corrupción, la discriminación y las prácticas que dañan a la sociedad. Una acción tan simple como no tirar basura en la calle o no comprar piratería hace una gran diferencia. ¡Feliz año!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios