18 de Agosto de 2018

Opinión

Ante el informe

El Plan Municipal de Vivienda le ha dado al alcalde satisfacción, pero también un legado visible que tuvo su manifestación en la inauguración del Centro del Adulto Mayor.

Compartir en Facebook Ante el informeCompartir en Twiiter Ante el informe

Mauricio Vila Dosal llegó a la alcaldía de Mérida con altas expectativas, un tanto por su trabajo político en el Congreso y otro, por el escándalo que llevó a Raúl Paz a dejar sus aspiraciones mientras preparaba su camino a la presidencia estatal del PAN.

En términos generales, no puede dejar de destacarse su programa estrella, el Plan Municipal de Vivienda, que, con Cecilia Patrón al frente, le ha dado al alcalde satisfacción, pero también un legado visible que tuvo su manifestación en la inauguración del Centro del Adulto Mayor.

El músculo político no sólo se nota apapachando a las cámaras empresariales, cumpliendo con los compromisos, sino también haciendo política en las calles, mostrando cercanía con la gente y conociendo sus necesidades.  Vila tiene en Cecilia Patrón y María Fritz a dos mujeres que le permiten manejar la política social y la relación con el gobierno estatal y llegar a su primer año sin fricciones notables con el gobernador Rolando Zapata Bello.

Si bien algunos de sus funcionarios pudieron perder el piso -como la ex secretaria patricista Carolina Cárdenas y sus afanes turísticos de primer mundo-, la realidad es que se puede decir que a cada una de las ramas empresariales les ha cumplido: a los de la CMIC por fin les pudo firmar un convenio de comisiones mixtas que Renán Barrera no hizo en tres años. A los de Coparmex les cumplió con instalar un consejo que les permitiera decidir y opinar sobre la reordenación del gasto corriente y traducirlo en más presupuesto para obras públicas y servicios. A los del Colegio de Ingenieros les dio jugada en cada una de las obras públicas propuestas por el Consejo de Desarrollo Urbano. A los turisteros también con un sistema de recolección de basura en el Centro Histórico y otras acciones para mejorar la infraestructura turística.

Vemos en el alcalde un hambre de posicionar a Mérida en el mapa internacional, asegurar un crecimiento urbano sostenible y mantener la calidad de vida con una campaña de valores que recuerda de dónde somos, por qué somos así los meridanos y cómo nos gusta vivir. Parte de los problemas se reflejan en el crecimiento urbano desmedido que le imponen retos, que el alcalde trata de superar con la Canadevi y otros organismos.

Se dice que Vila es una carta fuerte para la gubernatura, pero nosotros dudamos mucho que este joven político caiga ante el canto de las sirenas sin antes conciliar intereses y presiones de su partido para el escenario político que se avecina. Ojalá Vila y sus ganas de gobernar no queden en sueños truncos por las desavenencias y desacuerdos muy típicos y frecuentes en las tribus panistas. 

Sabe también Mauricio Vila que tiene varios oponentes, uno que cuenta con el respaldo del CEN, el ex alcalde Renán Barrera, cuyo discurso de confrontación puede hacer la diferencia; el legislador Joaquín Díaz, quien sigue trabajando para una interna, y la senadora Rosa Adriana Díaz, quien  busca una candidatura de género.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios