26 de Septiembre de 2018

Opinión

Arrojo y valentía

Se requiere valentía para mantenerse honesto en la pobreza cuando hay otros que se enriquecen con fraudes y engaños.

Compartir en Facebook Arrojo y valentíaCompartir en Twiiter Arrojo y valentía

Valiente es aquel que tiene miedo pero lo afronta y supera. Quien que no le teme a nada es un irresponsable.- Anónimo
        

La vida se disminuye o se aumenta en proporción al arrojo y valentía con que se afronta. Arrojo quiere decir “lanzarse” hacia adelante arrostrando el peligro y valentía es arriesgarse aceptando los desafíos. La persona valiente no se preocupa por el fracaso. Sabe que para llegar al éxito se paga un alto precio y que hay momentos arduos y poco fáciles en el recorrido para alcanzarlo.

Se requiere valentía para mantenerse firme mientras otros desisten; se requiere valentía para mantenerse honesto en la pobreza cuando hay otros que se enriquecen con fraudes y engaños; se requiere valentía para trabajar duro por lo que uno quiere aunque lleve tiempo y desvelos y también para ser persona abierta y honesta en todo lo que se emprenda. El carácter firme es una cualidad que se gana. 

Un “a veces” no basta en la vida, un “casi” tampoco. El mundo está lleno de personas bien intencionadas que “casi” logran lo que se proponen y que pueden hacer “a medias” muchas cosas pero nunca algo completo y bien hecho. Hay diferencia entre la excelencia y la mediocridad. Recordemos que quienes han dado grandes aportaciones a la humanidad fueron menospreciados y hasta rechazados. Nelson Mandela, Mahatma Gandhi no desistieron hasta liberar a sus pueblos. 

La confianza en uno mismo es saber cómo afrontar y manejar lo peor sin perder de vista lo mejor. La fuente de buenos resultados está en nuestra propia mente y en una estricta autodisciplina. La mente disciplinada que se dirige a un objetivo claro y concreto no puede ser vencida.

El pensamiento positivo activa nuestra energía para movernos hacia el logro. Las personas valerosas actúan a pesar de sus miedos y al afrontarlos éstos disminuyen y retroceden.  Para desarrollar el valor tenemos que arraigar en nosotros la convicción de ganar y desarrollar la conciencia de la ATENCIÓN EN LA ACCIÓN no sólo en las “buenas intenciones”. Seremos innovadores, desarrollaremos la originalidad y la confianza para llevar a cabo nuestros propios planes.  

Hay que mantener los ojos en la meta y usar la autoafirmación “yo puedo”. Al limpiar la mente y enfocarla en los objetivos, nunca en los obstáculos, descubriremos que la valentía se nutre de lo positivo y así avanzaremos con confianza y fe hacia la meta.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios