18 de Septiembre de 2018

Opinión

¡Así las cosas!

La semana pasada tuvo lugar en la Ciudad de México lo que una gran mayoría considera el inicio de la carrera por la silla presidencial en la capital del país...

Compartir en Facebook ¡Así las cosas!Compartir en Twiiter ¡Así las cosas!

La semana pasada tuvo lugar en la Ciudad de México lo que una gran mayoría considera el inicio de la carrera por la silla presidencial en la capital del país, me refiero al informe del tercer año de gobierno de Miguel Ángel Mancera. Uno de los políticos que cuentan con una gran simpatía de miles de ciudadanos, principalmente del centro del país, pero que quizá sea poco conocido en lugares más alejados.

Mancera llegó a la jefatura de Gobierno en medio de una severa crisis institucional al interior del partido que lo impulsó (PRD), ya que, sin ser un militante del mismo, tuvo la capacidad de convencer a los líderes, gracias a los resultados obtenidos en materia de justicia en el Distrito Federal, avalados por las encuestas ciudadanas, que lo colocaba como la mejor opción, muy por encima de otros personajes.

Desafortunadamente para Miguel Ángel Mancera, de ser un exitoso servidor público, al día de hoy, su administración se ve duramente cuestionada.

Entre los problemas que enfrenta su administración, está poner un freno al tema del desarrollo urbano, que sin lugar a dudas se ha salido de control, donde delegaciones gobernadas por acción nacional, han hecho lo que han querido. Como ejemplo está Benito Juárez, que en los últimos años, se han cambiado los usos de suelo y detonando un desarrollo desmedido de viviendas verticales para las que no hay servicios suficientes, por ejemplo, recoja de basura, calles destrozadas, escases de agua, entre otras deficiencias son las más significativas para los habitantes de la zona. 

Otro de los problemas para Mancera, es no poder controlar el desorden que hay en torno a cientos de grupos, ligados en su mayoría a los partidos políticos de izquierda, que se han apoderado de la capital a través de los vagoneros del metro, los franeleros que tienen presencia prácticamente en todas las calles del D.F., la mafia de los taxistas pirata (igualmente protegidos por líderes políticos), comercio informal, las marchas que diario asfixian a los ciudadanos y por supuesto, la delincuencia organizada, que evidentemente está presente en toda la geografía.

A pesar de este complicado panorama, las encuestas de opinión no lo han tratado tan mal, y es que recordemos la publicada por el diario Reforma a inicios de agosto de este año, donde lo ubica dentro de los personajes que tendrían mayores posibilidades de contender y ser una opción para ganar la votación para la Presidencia de la Republica en el 2018. 

 A tres años de la elección presidencial, Mancera tratará de evitar confrontaciones con las diferentes fuerzas políticas, y deberá meditar con gran inteligencia por qué opción decide competir, ya que a la fecha, no es militante de ningún partido. En fin el juego de la silla, ha comenzado para algunos personajes, en el caso de Miguel Ángel Mancera, deberá antes que cualquier cosa, atender el caos que padece diario la ciudad y sus habitantes, los mismos que  hace tres años confiaron en él y lo impulsaron a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

¡Que la pluma siga girando!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios