11 de Diciembre de 2017

Opinión

Ayuda

A estas alturas ya escuchó del Ice Bucket Challenge y no tarda alguien en retarlo, pero yo no quiero que ande haciéndole a la payasada.

Compartir en Facebook AyudaCompartir en Twiiter Ayuda

Me imagino que a estas alturas ya escuchó del ALS (por sus siglas en inglés) Ice Bucket Challenge. No tarda alguien en retarlo y yo, que me preocupo por usted, no quiero que ande haciéndole a la payasada de nada mas echarse agua sin saber por qué.

El reto nació en EU, como una forma de crear conciencia de la Esclerosis Lateral Amiotrófica. La enfermedad es degenerativa y hace que la gente pierda control de sus movimientos, hasta que sus músculos se atrofian. 

Stephen Hawking tiene dicha enfermedad y ha logrado sobrevivir con ella por más de 50 años, pero aún no se tienen claras las causas que la originan y no tiene cura. Los pacientes dicen que la sensación que tienen es similar a someter el cuerpo a bajas temperaturas, de ahí que la prueba sea con un balde de agua con hielo. 

Ahora bien, el reto es donar 10 dólares y echarse el balde de agua encima o donar 100 dólares y en ambos casos se debe nominar a tres personas para que cumplan el reto. En México las donaciones las pueden hacer a Fyadenmac (Familiares y Amigos de Enfermos de la Neurona Motora A.C.), que es la asociación mexicana dedicada a la investigación y mejora de oportunidades para pacientes de ELA.

Como ven, todo en esta campaña tiene una razón de ser. Este reto ha tenido muchas críticas y muchos detractores, pero la realidad es que ha sido una de las campañas de recaudación más exitosas, ya que en un mes ha logrado recaudar el doble de lo que obtuvieron el año pasado. 

Entonces, si lo nominan, cumpla con el reto y sobre todo haga su donación. La base son diez dólares, pero si usted es alguien con un sueldo muy cómodo o está en condiciones de donar más, pues con todo respeto le digo que no sea codo y aumente la cantidad. Acuérdese de grabarse e invitar a la gente a donar y por aquello del cuidado del agua, trate de hacerlo con agua de mar, de la alberca o de una fuente. 

En otro tema, esta semana ha llamado mi atención el caso de Bryan, el joven hondureño que quiere estudiar veterinaria en la UADY y a quien le han puesto muchas trabas para inscribirse, presumiblemente porque es foráneo. Según dice la petición de Change.org, que ya tiene más de doce mil firmas de apoyo, le están cobrando mucho más de lo normal y ¡en dólares! Además de las humillaciones a las que fue expuesto. A mí me suena a otro caso más de xenofobia y discriminación, de los que he hablado mucho en este espacio y que parece nunca van a terminar. Una terrible nota de despedida para el rector que cada vez pierde más fuerza. 

La UADY actual se ve tan lejana a sus orígenes, que da un poco de pena. Le urge una renovación y modernización. ¿Cuántos mexicanos no hay estudiando en el extranjero? El mismo rector estudió en Londres y Alemania. En Yucatán hay 150 mil ninis y a este joven no lo dejamos estudiar. Así las contrariedades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios