19 de Junio de 2018

Opinión

Bájame de la nube

En Yucatán necesitamos reforzar las políticas gubernamentales para ampliar el apoyo financiero e incentivar la creación y consolidación de repositorios y acervos digitales.

Compartir en Facebook Bájame de la nubeCompartir en Twiiter Bájame de la nube

Como parte de la conmemoración de los 10 años del fallecimiento del poeta Juan Duch Gary, la Biblioteca Virtual de Yucatán incorporó a su catálogo el libro Juan Duch Gary, Yo podría volar si no mirara (Poesía reunida 1974-2002), publicado en 2007 bajo el patrocinio editorial de la Universidad Modelo, la Universidad Autónoma de Yucatán y Editorial CEPSA.

En su sitio www.bibliotecavirtualdeyucatan.com.mx  pudimos leerlo de “cabo a rabo”, sin ninguna dificultad. Además, encontramos otros títulos del autor, algunos digitalizados, y pudimos recorrer la Biblioteca Virtual, un esfuerzo esencial de rescate del patrimonio cultural de Yucatán.

El libro de Juan era inencontrable. Le ocurrió lo que a muchas ediciones en las que se invierte un gran esfuerzo, se distribuyen en el momento inicial y desparecen.

Da ocasión para reflexionar que el libro y la información atraviesan hoy por el proceso de migrar a medios digitales haciéndose accesibles a todo el mundo, con las obvias restricciones -cuando lo ameritan- de derechos de autor y confidencialidad.

Asistimos a un proceso mundial de creación de acervos y repositorios digitales que en forma acelerada están agregando el conocimiento histórico y contemporáneo en todas las ramas. Hoy, el sueño de la biblioteca de Alejandría de reunir los tesoros del saber, está al alcance. Implica un esfuerzo sin precedentes para localizarlos, digitalizarlos y subirlos a la “nube”, red de servicios tecnológicos públicos y privados para alojarlos y hacerlos “visibles”, incorporando y organizando el conocimiento en “ecosistemas” de datos estructurados. 

En Yucatán hay iniciativas importantes, entre ellas la misma Biblioteca Virtual de Yucatán, el Sistema de Bibliotecas Digitales de la UADY, o la de la Comisión Metropolitana de Yucatán, que acaba de crear el Acervo Digital Metropolitano para apoyar la calidad de las decisiones y enfocar los recursos a generar nuevo conocimiento a partir del preexistente, todo bajo políticas de acceso público, como las de la Comunidad Europea, que establecen que toda información que tenga financiamiento público, sea obligatoriamente pública.

En Yucatán necesitamos reforzar las políticas gubernamentales para ampliar el apoyo financiero e incentivar la creación y consolidación de repositorios y acervos digitales que, en primer lugar, rescaten nuestro patrimonio histórico y cultural y generen una red de conocimiento, una “tesorería” del patrimonio cultural, rescatando y vitalizando a instituciones fundamentales como  el Archivo General del Estado –la memoria de Yucatán- y el proyecto de la Biblioteca Yucatanense que aloja la Hemeroteca. 

¡Cómo olvidar el ejemplo de Don Benito Juárez, quien al salir de la Ciudad de México para salvar la república con sólo una levita y unos zapatos desgastados, llevó consigo, en su largo itinerario, el Archivo General de la Nación! Aunque bajar poemas de la “nube” no es un mal principio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios