22 de Agosto de 2018

Opinión

Bienvenido welcome

El #Brexit nos enseñó muchas cosas, desde el peligro de emplear el populismo...

Compartir en Facebook Bienvenido welcomeCompartir en Twiiter Bienvenido welcome

El #Brexit nos enseñó muchas cosas, desde el peligro de emplear el populismo en la política y la ignorancia de los votantes, hasta que la generación del pasado decidió el futuro de los “millennials”… sólo porque estos lo permitieron. 

Una de las reacciones más airadas sobre el referéndum en el Reino Unido, tiene que ver con la naturaleza de los votantes, pues de la noche a la mañana (literal), millones de ciudadanos ingleses descubrieron el significado de lo que habían votado, y emulando a los países tercermundistas, comenzaron a buscar culpables, encontrándolos en la generación “baby boomer” a quienes responsabilizan de elegir un futuro para el que no van a vivir. 

Lo cierto es que al argumento no le falta veracidad. En verdad, los votantes de mayor edad se dejaron llevar por el mensaje xenófobo de los partidos nacionalistas y el miedo a la inmigración (raro en un país que tuvo como imperio a un tercio del planeta), pero lo que realmente causó el triunfo de la retirada británica de la Unión Europea, fue la desidia de los jóvenes votantes, de los propios “millennials”, jóvenes de entre 18 y 33 años que simplemente, no quisieron votar. 

Se sabe por la infinidad de estudios, apologías y reportajes, que los jóvenes pertenecientes a esta generación ven al mundo en forma hartísimo distinta al resto de la sociedad. Son soñadores, buscan el equilibrio entre “la vida y el trabajo”, aseguran no tener como prioridad la comodidad económica a pesar de estar mejor preparados académicamente que nadie. Sin embargo, todas esas características de poco les sirvieron para “salvar su futuro” en el Reino Unido: de acuerdo con el diario británico Independent, únicamente 36% de los jóvenes de entre 18 y 24 años participó en el crucial referendo, al 64% restante de este padrón no le importó… y creo que ese escenario se repetirá en cualquier lugar del mundo. 

Hace poco se entregaron los “Millennials Awards” de MTV, y huelga decir que fue sorprendente la cantidad de basura mediática que presentó el programa. Prácticamente todos los premiados fueron vloggers de lo absurdo y sin sentido, populares por hacer apología de la simplicidad y muy pocos, por no decir ninguno, presentó un papel proactivo en su sociedad. ¡Vamos! En todos los años en que su servidor ha seguido a muchos de ellos, en sólo una ocasión notamos interés de su parte por la política o situación social de su país: cuando Juan Pablo Jaramillo y Sebastián Villalobos abogaron en sus canales de YouTube por permitir la adopción a parejas del mismo sexo en Colombia. De ahí, nada. 

En México huelga decir que la generación “millennial” está en la misma situación. Su reticencia a pensar más allá de su egoísmo mental los aleja del compromiso con la sociedad a la que consideran perdida por sus intereses, al tiempo que la juzgan responsable por el estado del país, aunque ellos mismos no salen a votar u ofrecen soluciones, pues ello implicaría salir de la burbuja de bienestar que se han creado a partir de sus cuentas en redes sociales, donde controlan lo que ven, y por ende, lo consideran un mundo “más suyo” que el que encuentran cuando alzan la vista del “smarthphone”. 

El #Brexit es una lección más allá de la política mundial. La falta de intereses que los jóvenes británicos mostraron a un tema de tamaña trascendencia que debería alarmar a más de uno, incluso en América Latina, donde la política no emociona a nadie. Si la generación mejor preparada y con acceso directo (y casi nativo) a la internet y redes sociales tira la por la borda el futuro de su país, qué se puede esperar sino más ejemplos de decisiones tomadas por una minoría bien organizada, como el voto duro de los partidos políticos. 

Los “millennials” son más que un objeto que transmite tontería y media en Snapchat o YouTube YouNow, más que un montón de jóvenes haciendo el ridículo para regalarle audiencia a MTV, imagen que desgraciadamente, es la primera que viene a la mente en México porque a eso nos tienen acostumbrados. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios