23 de Septiembre de 2018

Opinión

Buscar-encontrar

“Por más que hice no lo busqué” es la causa de una de las burlas más pesadas que se hacen al yucateco fuera de Yucatán.

Compartir en Facebook Buscar-encontrarCompartir en Twiiter Buscar-encontrar

El Diccionario de la RAE dice que buscar es hacer algo para hallar a alguien o algo: “Está buscando un libro”; hacer lo necesario para conseguir algo: “Estoy buscando trabajo”; hacer que una cosa produzca otra: “Tú te lo buscaste”, etc. En tanto que encontrar es dar con alguien o algo que se busca –incluso sin proponérselo–: “Me encontré con Juan en el parque”. Como pronominal, es hallar algo que causa sorpresa. “Se encontró con aquel desastre”; hallarse en cierto estado: “Encontrarse enfermo”.

En Yucatán, el verbo buscar se usa como sinónimo de encontrar o hallar. Calco semántico muy común debido a la existencia de un solo verbo (kaxan) en la lengua maya con ambos significados. Por ejemplo: ¿Ba’an ka kaxtik te’elo’? –Tin kaxtik in waalak’ peek’ (¿Qué buscas ahí? –Estoy buscando a mi perro). Ts’o’ok in kaxtik le taak’ino’ (Ya encontré el dinero). Tin kaxtaj meyaj (Encontré trabajo). Aunque en lengua maya el uso de este verbo tiene lógica.

Por ello, a menudo se oye “Por más que hice no lo busqué” y es la causa de una de las burlas más pesadas que se hacen al yucateco fuera de Yucatán: “Lo busco y no lo busco”, que quiere hacerse equivalente por los burlones a “Lo busco y no lo encuentro”. Otros ejemplos: “¿Lo buscaste, hija?” –Sí mamá, pero no lo busqué”;

“Ayer busqué un billete de cien pesos”; “Ya busqué el martillo que se me había perdido”; “Al fin busqué trabajo”. En todos los casos debiera ser “encontré”. 

Se usa también por ir por alguien o algo o recogerlo para llevarlo a alguna parte: “Anda a buscar el libro que te ofreció Juan”; “Corre a buscar al doctor”; “Yo te voy a buscar a tu casa, no te preocupes”.

La locución verbal “no buscar la esquina” por “encontrar la esquina” es estar en una situación complicada y no poder salir de ella: “El alcalde de Tekax no busca su esquina”. La expresión “buscarle el bajo” es hallarle el modo, dar con la manera adecuada de hacer algo: “Por más que hago, no le busco el bajo a esto”.

Finalmente, busca-busca, es un juego popular que consiste en que un niño con las manos tapándose los ojos, apoyado de un árbol o pared, cuente hasta determinada cantidad, en tanto los demás participantes se ocultan detrás de objetos, paredes y árboles. Al terminar de contar, trata de hallar a sus compañeros escondidos. Al que logre encontrar será el próximo en pasar a contar. En otras regiones del país se le llama escondidillas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios