Cambios hormonales (2 de 2)

Estos cambios preparan nuestro cuerpo para una etapa diferente. En un contexto de vida saludable, propician más ganancias que pérdidas.

|

Los cambios hormonales en el envejecimiento no son por error o fallo de la naturaleza, sino que preparan nuestro cuerpo para una etapa diferente. En un contexto de vida saludable, propician más ganancias que pérdidas. Por ahora, veremos sólo dos de estos cambios que resultan verdaderamente positivos:

1º. Al envejecer es natural que la fuerza anímica y física disminuya, y nuestro sistema produzca más NORADRENALINA para:

• Mantener elevados los niveles de motivación.
• Incrementar el estado de alerta y estar más despiertos.
• Tener una mayor disponibilidad para responder frente a estímulos o retos.  

2º. Tanto mujeres como hombres produciremos menos TESTOSTERONA, lo que:

• Nos hace menos vulnerables a cualquier tipo de cáncer, de manera especial de próstata y de mama. 
• Reduce la posibilidad de enfermedades cardiovasculares.
• Favorece el control del colesterol y los niveles de azúcar.
• Fortalece el sistema inmunológico y nos da más defensas.
• Provoca comportamientos más paternales/maternales y de mayor generosidad y solidaridad, lo que nos prepara para la abuelidad. 

Jovencitos, estos dos cambios hormonales serían suficientes para entender que la naturaleza prepara nuestro cuerpo y personalidad para envejecer exitosamente. Sin embargo, cada uno sigue siendo el arquitecto de su propia vejez.