21 de Septiembre de 2018

Opinión

Cancún, entre agua “bendita” y fuego

Por estas fechas el destino turístico número uno de Latinoamérica destaca por la certificación “blue flag” de seis balnearios debido a sus condiciones ambientales...

Compartir en Facebook Cancún, entre agua “bendita” y fuegoCompartir en Twiiter Cancún, entre agua “bendita” y fuego

Por estas fechas el destino turístico número uno de Latinoamérica destaca por la certificación “blue flag” de seis balnearios debido a sus condiciones ambientales y de infraestructura óptimas. Al mismo tiempo está cercado por incendios forestales, muchos, evidentemente intencionales; fuego que es atizado, en sentido figurado, por el de las armas en la lucha entre cárteles.

Con los tres nuevos distintivos Cancún se consolida como líder nacional gracias al cuidado ecológico, a los servicios y a la calidad ambiental en al menos estas seis: Del Niño, Ballenas, Marlin, Delfines, Las Perlas y Chac Mool, las tres últimas recertificadas. Además, Playa Centro de Isla Mujeres y el Balneario Municipal de Bacalar, también galardonadas, colocan a Quintana Roo como ejemplo de operación responsable en sus playas.

Es una buena noticia para todos los cancunenses, más para quienes reclaman constantemente por accesos libres y para los que se preocupan por la erosión progresiva o los aparentes ecocidios en diversas zonas del litoral quintanarroense. Podría ser también el logro más vistoso de la administración del presidente municipal Paul Carrillo de Cáceres, quien se había comprometido a conseguir el mayor número de banderas azules para el disfrute de locales y visitantes.

Ahí están las playas: limpias, gratuitas y al alcance de todos. Tenemos algunas calificadas entre las mejores del mundo, y debemos cuidarlas. Eso por un lado.

Por el otro, las quemas agrícolas y los incendios forestales provocados por desarrolladores siguen consumiendo la selva, estos últimos con la clara intención de construir lo más pronto posible, lo cual obligó a instrumentar un plan permanente de combate al fuego, ya que hasta el pasado fin de semana se habían extinguido 63 incendios forestales en el Estado, los que afectaron 4 mil 139 hectáreas.

Entre el 1 de abril y el 21 de mayo, Bomberos de Benito Juárez recibió 712 llamados por quemas de basura, exhibiendo con ello una culpa compartida entre agricultores, fraccionadores y ciudadanos irresponsables. La atención se tiene sobre los desarrolladores; tanto así, que en reciente sesión del Cabildo de Benito Juárez se solicitó de manera urgente la intervención de la Semarnat y la Profepa para contener el creciente problema y sancionar a los causantes.

Pero más allá de sofocar y castigar se debe prevenir para que no suceda una vez más, no apostando por soluciones coyunturales, como a la temporada de lluvia que iniciará en junio.

Durante años se ha culpado a inversionistas inmobiliarios de propiciar los incendios en la periferia para facilitar cambios de uso de suelo y construir expeditamente en suelos ya casi listos. Sigue ocurriendo pese a leyes y sanciones cada vez más severas, aun cuando muchos quedan impunes o, peor aún, son consentidos por las autoridades. ¿Quién falla, entonces? 

Son dos temas vigentes que demuestran el contraste de esta ciudad, debatiéndose  a sus 45 años entre lo bueno y lo malo: entre la opulencia de la zona hotelera y los cinturones de miseria; entre los servicios de primera en la zona fundacional y las carencias notorias de las regiones, o entre la pertenencia y el desarraigo.

Soy de los que opinan que la ciudad es de todos y no de los hombres en el poder. No se vale culpar siempre y de todo a las autoridades en turno de los problemas más visibles de una ciudad, pues determinado grado de responsabilidad les compete a los habitantes. La falta de denuncia, la insana tolerancia o el desinterés a veces incluso cruel, son algunas de las causas de que aumenten los problemas antes expuestos.

Cancún necesita la atención de todos, siempre, y no solo de unos cuantos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios