18 de Octubre de 2018

Opinión

Cancún: ¿Paraíso de crueldad animal?

La semana pasada vecinos de un sector popular de la ciudad denunciaron ante la opinión pública...

Compartir en Facebook Cancún: ¿Paraíso de crueldad animal?Compartir en Twiiter Cancún: ¿Paraíso de crueldad animal?

La semana pasada vecinos de un sector popular de la ciudad denunciaron ante la opinión pública la muerte de al menos cuatro canes en la vía pública, producida al parecer intencionalmente por medio de envenenamiento, la noticia en la mayoría de los lectores no fue más allá de un probable gesto de desaprobación; pero los antecedentes de crueldad hacia los animales con fines de exterminio en este polo turístico, son preocupantes. 

A principios de junio del 2003, cuando el Partido Verde Ecologista de México gobernaba este municipio, la prensa dio cuenta de un terrible caso de envenenamiento de iguanas en un conocido hotel de cinco estrellas. Los reptiles que en su mayoría provenían de la aledaña zona arqueológica no fueron bien vistos por el nuevo gerente del consorcio hotelero porque según se supo posteriormente “horrorizaban a su esposa”, por lo que pidió a sus empleados que las envenenaran. 

La Profepa estimó en quinientos el número de animales que sucumbieron por la fobia de un extranjero que ignoraba que las iguanas son una especie protegida y en peligro de extinción y de que a pesar de su aspecto atemorizador, resultan inofensivas; estas son curiosas y nada agresivas con el ser humano, se alimentan de hojas y frutas y en ocasiones pareciera que les gusta ser fotografiadas. 

A pesar de las protestas encabezadas en esa época por la señora Sara Rincón, presidenta de la Sociedad Protectora de Animales de Cancún, las sanciones distaron mucho de ser ejemplares. El gobierno municipal encabezado por el médico veterinario Juan Ignacio García Zalvidea no tuvo participación alguna en el seguimiento del caso. 

Seis años después casi medio centenar de coatíes, que originalmente tenían su hogar dentro de la selva y manglar donde se construía el ambicioso proyecto condominal “Puerto Cancún”, fueron envenenados por desconocidos quienes colgaron por la noche bolsas con croquetas para perro a las que habían vertido alguna sustancia tóxica y mortal, al parecer estricnina. Pronto se sospechó de los dueños del exclusivo complejo residencial, molestos porque los coatíes invadían el área de golf y causaban temor, a pesar de que estos eran inofensivos a tal grado que se habían convertido en una atracción de los vecinos de la colonia Donceles 28, quienes solían alimentarlos y convivir con ellos. Se afirmó que la constructora encargada del proyecto residencial había previamente destruido el manglar y eliminado también a cocodrilos, monos, víboras y al menos una decena más de coatíes.

El envenenamiento intencional de perros en la Región 103 de Cancún, denunciado ante la opinión pública la semana pasada es repetitivo de varios sectores de la ciudad y debe prender los focos de alerta que nos estarían marcando la proximidad de una sociedad intolerante y sicótica en la que seguramente ninguno de nosotros querría verse reflejado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios